Gigantes digitales. Quijote en 17000 tuits de Diego Buendía y Escribe tu propio Quijote de Belén Gache

Digital Giants. Quijote en 17000 tuits by Diego Buendía and Escribe tu propio Quijote by Belén Gache

Celia Corral Ca√Īas (Universidad de Salamanca)

Artículo recibido: 10-02-2015 | Artículo aceptado: 10-05-2015

ABSTRACT: To incorporate Don Quixote into the virtual environment offers many possibilities, from the literal adaptation into an electronic format, such as rewriting it on Twitter, to the allusion to the book in an avant-garde creation. Thus, among the various ways of tackling Don Quixote in Twitter, the project El Quijote en 17000 tuits by Diego Buendía, who makes a fragmented transcript in 17000 sections or tweets, stands out. Furthermore, Escribe tu propio Quijote by Belén Gache honors Cervantes’ novel with a simple interactive game that invites the reader to rethink the authorship issue within and outside the work. These two creations, born from the junction of the famous novel by Cervantes and the particularities of the new ecosystem, recover the quixotic nature to integrate it, from very different paths, into the digital universe.
RESUMEN: La incorporaci√≥n del Quijote al entorno virtual ofrece m√ļltiples posibilidades, desde la adaptaci√≥n literal a un formato electr√≥nico, como su reescritura en Twitter, hasta la alusi√≥n a la obra en una creaci√≥n de car√°cter vanguardista. De este modo, entre las diversas formas de abordar El Quijote desde Twitter, destaca el proyecto El Quijote en 17000 tuits, de Diego Buend√≠a, que realiza una transcripci√≥n fragmentada en 17000 secciones o tuits. Por otro lado, Escribe tu propio Quijote, de Bel√©n Gache, homenajea la novela cervantina desde la perspectiva de su autor√≠a, en un sencillo juego interactivo que obliga al lector a repensar la problem√°tica de la identidad del autor dentro y fuera de la obra. Estas dos creaciones que nacen de la encrucijada entre la famosa novela de Cervantes y las particularidades del nuevo ecosistema recuperan la esencia quijotesca para integrarla, desde muy distintos caminos, en el universo digital.

KEYWORDS: Don Quixote, Twitter, WordToys, programming, authorship
PALABRAS CLAVE: El Quijote, Twitter, Wordtoys, programación, autoría

____________________________

1. Reescrituras y evocaciones del Quijote en el entorno digital

En este periodo de migraciones a la Galaxia Internet el sujeto creador ha realizado una construcci√≥n del ciberespacio literario a partir de su propia experiencia intelectual, fundamentada en las claves culturales de la Galaxia Gutenberg, con la actitud del demiurgo que proyecta su visi√≥n y sus conocimientos en cada nuevo territorio descubierto, conquistado y habitado. En este contexto de relaciones intergal√°cticas, el arquitecto de las nuevas estructuras literarias ha desempe√Īado un proceso de traslaci√≥n de elementos culturales, en un acto de reescritura y de traducci√≥n al nuevo canal de aquellas obras que ha considerado que deb√≠an ser salvadas y comunicadas en el espacio digital. Entre este amplio compendio de libros digitalizados, El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha ocupa, como parece esperable, sus propios territorios en la red.

No obstante, además de la versión electrónica del Quijote, tan imprescindible como digna de agradecimiento para toda la comunidad de lectores digitales y analógicos, existen diversas vías de exploración con la obra que juegan con las características del hábitat virtual, en una conservación y reactualización de la imagen quijotesca.

Entre las creaciones resultantes de las muchas alternativas que ofrece este nuevo entorno tecnol√≥gico, destacan dos artefactos tan dis√≠miles entre s√≠ como innovadores con respecto a la novela original: El Quijote en 17000 tuits, de Diego Buend√≠a, y Escribe tu propio Quijote, de Bel√©n Gache. En ambos casos podemos observar la voluntad de componer un claro homenaje al Quijote de Cervantes, as√≠ como de integrarlo en el cosmos virtual para que se alimente de los atributos de su naturaleza sin perder su propia esencia. A su vez, las dos piezas demuestran que este nuevo espacio tecnol√≥gico atiende y alaba las grandes aportaciones de la literatura tradicional. De este modo, en el primer ejemplo, publicado en Twitter y dise√Īado y generado a ra√≠z de las oportunidades y condiciones de la red social, encontramos un nuevo camino para abordar la reescritura; y, en el segundo ejemplo, una creaci√≥n interactiva basada en la cuesti√≥n de la autor√≠a del Quijote, donde la novela m√°s famosa de Cervantes es evocada desde este √°ngulo concreto. Esta proyecci√≥n de Don Quijote en la pantalla motivada por una actitud de reciprocidad entre el mensaje y el canal responde, por tanto, al deseo de transgresi√≥n y transcendencia de los l√≠mites medi√°ticos.

2. Los Quijotes de Diego Buendía y Belén Gache

2.1. Don Quijote en Twitter

Las representaciones simb√≥licas de literatura en Twitter destacan por la inclinaci√≥n hacia las formas breves, debido a la directriz de la s√≠ntesis que promueve la propia plataforma por su limitaci√≥n de ciento cuarenta caracteres por tuit. Por este motivo es com√ļn la publicaci√≥n de g√©neros como el cuento, el microrrelato, el aforismo, la greguer√≠a, el haiku, el poema breve, el poema hiperbreve o el micropoema, as√≠ como de adivinanzas y figuras ret√≥ricas concretas que sugieren juegos de palabras, como el pal√≠ndromo, y tanto en la digitalizaci√≥n de textos generados en el entorno anal√≥gico, como en su creaci√≥n nativa al medio. No obstante, a pesar de que Twitter parezca invitar a la concepci√≥n y divulgaci√≥n de los g√©neros m√°s abreviados, existen tambi√©n novelas en Twitter, incluso novelas dise√Īadas para ser visualizadas en este espacio, como Serial Chicken <http://twitter.com/bcnegracast>, de Jordi Cervera, la primera tuitnovela espa√Īola.

La aparici√≥n de obras cl√°sicas en Twitter, por su parte, cumple con el objetivo de recuperar las manifestaciones clave de la Literatura Universal e incorporarlas a los nuevos formatos, en una adaptaci√≥n al ecosistema digital que, en el caso de Twitter, plantea una estructuraci√≥n propia y un proceso de lectura distinto. La red social del ‚Äútrino‚ÄĚ, caracterizada por su restricci√≥n de caracteres, obliga a una divisi√≥n de los textos cl√°sicos en peque√Īos fragmentos que inciden en la sensaci√≥n de ‚Äúdestello‚ÄĚ y en la apuesta por la comunicaci√≥n √°gil e inmediata, en sinton√≠a con el car√°cter instant√°neo y con tendencia a la concisi√≥n y a lo ef√≠mero, se√Īa de identidad de nuestro tiempo (Lipovetsky, 1990), especialmente visible en el cosmos electr√≥nico.

Esta perspectiva medi√°tica tan dis√≠mil al libro tradicional ofrece, a su vez, m√ļltiples posibilidades. Por una parte, aparece la reescritura de obras emblem√°ticas divididas en tuits, como la trascripci√≥n de The Great Gatsby <https://twitter.com/ihatejoemarshal> de Scott Fitzgerald a tuit diario o la reedici√≥n del Lazarillo de Tormes <https://twitter.com/Lazarilloiescmc> a cargo de estudiantes de secundaria. Y, por otra parte, se realizan iniciativas m√°s experimentales, como Sugar Serial <https://twitter.com/SugarSerials>, de Jordan Holberg, que emite de manera autom√°tica en el minuto cuarenta y siete de cada hora un fragmento de ciento cuarenta caracteres de la novela American Psycho de Bret Easton Ellis al que acompa√Īa, adem√°s, de im√°genes que incorporan un componente visual; o bien el proyecto Ulysses Meets Twitter 2011 <https://11ysses.wordpress.com/>, consistente en la publicaci√≥n del Ulysses de Joyce el 16 de junio, d√≠a del Blooomsday, en noventa y seis tuits escritos por noventa y seis ‚Äúescrilectores‚ÄĚ diferentes de distintas partes del mundo a trav√©s de la cuenta @11lyses y en un total de noventa y seis cuartos de hora[1]. Esta adecuaci√≥n de los textos caracter√≠sticos de la cultura tradicional de la imprenta a una plataforma digital con sus propias singularidades en cuanto al formato genera el fen√≥meno conocido como ‚Äúmediamorfismo‚ÄĚ (Fidler, 1997), que define aquellas transferencias de un medio de comunicaci√≥n a otro que requieren ciertos ajustes formales.

El acercamiento a los cl√°sicos desde Twitter ha alcanzado tal √©xito que incluso ha llegado a salir de la pantalla para desembocar en el libro Twitterature: The World’s Greatest Books Retold Through Twitter (Penguin, 2009), escrito por Emmett Rensin y Alexander Aciman cuando eran j√≥venes estudiantes de la Universidad de Chicago, un compendio de m√°s de sesenta textos cumbre de la Historia de la Literatura sintetizados en un m√°ximo de veinte tuits por obra. En esta revisi√≥n de la Historia de la Literatura El Quijote de Cervantes tiene su propio cap√≠tulo (2009: n.p.), en el que se describe el argumento de la siguiente manera:

Don Quixote
by Miguel de Cervantes
@DonQuixote
People say that sleep deprivation, isolation, and too much reading have made me loopy. But I say nay! Nay!!!
I am a noble knight on a quest! Where is my trusty horse Rocinante ‚Äďlike bucephalus with syphilis.
I am going full-creeper and giving a girl I love a special secret nickname without her even knowing about it.
I’ll call her Dulcinea. Get it? Like Dulce del Coochayyyy.
A castle! No drawbridge. Pretty, pretty shabby if you ask moi. I’ll ask the owner to knight me.
Is it bizarre that the owner of a castle is wearing patched overalls and has a corn husk pipe? Not very classy for a king.
He has knighted me! When the ladies ask who I am I’ll say:
Quixote, Don Quixote. Some traders have insulted my woman!
Fight didn’t end well. Asshole neighbor brought me back home.
By Merlin’s balls! A wizard, my niece claims, has taken our library away with magic. No more books for me L.

Esta peculiar síntesis enlaza con la naturaleza rápida y esquemática de la comunicación en internet, así como con la expresividad tipográfica visual. El resultado se corresponde con el retrato esperable de la subjetividad mediática de nuestro tiempo en el que, más allá de la superficialidad aparente, subyacen la ironía y la sátira.

En la mirada a la literatura clásica desde esta red social no se podría, por supuesto, obviar una de las novelas más representativas de la cultura hispánica. La participación del Quijote en Twitter tiene diversas vías. Encontramos, por ejemplo, el perfil Don Quijote, por @quijote1605, concebido como un espacio para transmitir fragmentos seleccionados de la obra, así como materiales visuales y comentarios alusivos al Quijote, o bien Quijote.TV, por @quixotedottv, donde se hace referencia a la serie de animación basada en las aventuras de Quijote y Sancho, si bien su contenido es heterogéneo.

Por otro lado, la iniciativa de Diego Buend√≠a Quijote en 17000 tuits <https://twitter.com/elquijote1605/> tiene como objetivo la reescritura de la obra en Twitter diseccionada en 17000 tuits, iniciada el 1 de septiembre del 2014 y cuyo final est√° previsto para el 22 de abril de 2016, d√≠a del cuadrag√©simo aniversario de la muerte de Cervantes. Esta estructura permite una lectura diaria y constante en peque√Īas c√°psulas quijotescas para sus m√°s de siete mil seguidores. El resultado final ser√°, por consiguiente, opuesto: desde el √ļltimo tuit hasta el primero, en un orden de lectura inverso al anal√≥gico. Adem√°s de los textos, en la cuenta se facilitan datos intr√≠nsecos sobre el proyecto y otros materiales afines a la obra.

gigantes1

Figura 1. Quijote en 17000 tuits

De modo paralelo, el creador mantiene una web, El Quijote en 17000 tweets! <http://protopol.com/quijote17000/quijote.php>, dedicada al registro cronológico de cada tuit, que propicia una lectura sucesiva lineal de la obra. También en su web personal, Diego Buendía. Programación, El Quijote… y otras cosas <http://diegobuendia.com/>, resume este proyecto, comenta el proceso de programación, explica los detalles técnicos y escribe acerca de diversos aspectos literarios cervantinos, entre otros contenidos. Ante la pregunta de por qué decidió iniciarse en esta aventura, Buendía contesta:

La razón primera es hacer algo que nadie ha hecho antes, y que en primera instancia parece un sinsentido. Visto así, lo que me gusta es la propia naturaleza de locura quijotesca que tiene la idea.
Luego ya se van encontrando razones plausibles:
· la efeméride próxima del 400 aniversario de la muerte de Cervantes.
· la curiosidad por ver la respuesta de Internet ante la propuesta.
· el desafío técnico de programarlo todo.
Me gusta pensar que cada cual encontrar√° la forma de dejarse acompa√Īar por El Quijote durante este tiempo.¬†Algunos aceptar√°n la lentitud de la propuesta, y saborear√°n las palabras encontrando bellezas que quiz√°s pasaron desapercibidas.
Otros se acercarán al libro para sortear su impaciencia, y al día siguiente reconocerán lo leído como se reconoce a un viejo amigo. Otros más intertextualizarán, al estilo de Internet, comentando palabras, buscando en Google o en la Wikipedia el sentido de algunas cosas.
Y seguro que hay maneras de usar esta propuesta que no llego a imaginar. En todo caso, mi obra ahora también pertenece al mundo, y es un alivio dejarla marchar y que se someta por sí misma al juicio de la gente (2013: web).

El acercamiento de una obra de la tradici√≥n literaria tan compleja al universo digital conlleva, en efecto, multitud de posibilidades de recepci√≥n: desde una lectura diferente, hasta procesos de investigaci√≥n y de creaci√≥n suscitados por este primer contacto con este Quijote ‚Äútuiteado‚ÄĚ. La reescritura en el entorno virtual, en esta estructura tan dis√≠mil a la original, por entregas de fragmentos m√≠nimos, aparte de constituirse como una publicaci√≥n electr√≥nica en una plataforma espec√≠fica, se concibe como una forma de compartir en un medio significativamente masivo, abierto y activo en cuanto a la colaboraci√≥n y a la interacci√≥n de los destinatarios.

La aparici√≥n del Quijote en Twitter demuestra, por una parte, la actualidad y vigencia de la obra, por encima de las √©pocas y de sus medios, y, por otra parte, la flexibilidad de la red social, espacio para las creaciones nativas integradas en el concepto de ‚Äútuiteratura‚ÄĚ[2] y espacio para rescatar y aplicar las voces cl√°sicas. El mediamorfismo en el que se sumerge este ‚Äútuitquijote‚ÄĚ le conduce a un campo de recepci√≥n directo y plural, con opci√≥n de respuesta, de retuiteo y, por ende, de divulgaci√≥n espont√°nea, circunstancia que motivar√° nuevas y distintas lecturas.

2.2. ‚ÄúCada internauta, un Cervantes‚ÄĚ con Bel√©n Gache

Belén Gache, una de las autoras más representativas de la experimentación digital, tanto desde el punto de vista teórico como desde el artístico, rescata el inicio del Quijote en su artefacto Escribe tu propio Quijote para ponerlo en las manos del lector.

Esta creación se engloba dentro de su obra Wordtoys, un poemario virtual que conserva los rasgos de libro tradicional -portada, índice, páginas- y cuyas piezas en formato hipermedia poseen una importante presencia de intertextualidades, como un homenaje tecnológico a la tradición artística y literaria, con especial ímpetu en las prácticas vanguardistas. De este modo, además de una interacción constante y necesaria y de la exploración en los distintos modos de leer, se requerirá que el receptor asuma el conocimiento de la cuestión abordada para que su interpretación sea completa. En estas creaciones interactivas y siempre sorprendentes Gache vincula la tradición con la más absoluta modernidad técnica, cediendo al espectador la responsabilidad de jugar con la obra y extraer su sentido del humor, sus críticas y sus sentidos.

En Escribe tu propio Quijote <http://www.findelmundo.com.ar/wordtoys/data/quijote/quijote.htm> nos encontramos ante un procesador de textos donde nosotros, lectores y ‚Äúescrilectores‚ÄĚ, volvemos a redactar el Quijote, puesto que cada clic, con independencia de la tecla que toquemos, se representa con un grafema del famoso fragmento que da comienzo a la obra. De este modo, pulsemos la tecla que pulsemos, en la pantalla aparecer√° de manera paulatina, clic a clic, el famoso inicio de la novela. El resultado es, por lo tanto, la reescritura involuntaria y casi inevitable del comienzo de esta obra cervantina.

gigantes2

Figura 2. Escribe tu propio Quijote

Con este juego Bel√©n Gache evoca la problematizaci√≥n de la autor√≠a del Quijote, desde la propia obra de Cervantes, donde el narrador recurre a la t√©cnica del ‚Äúmanuscrito hallado‚ÄĚ y asegura haber encontrado el texto en un mercado toledano escrito en √°rabe y firmado por Cide Hamete Benengeli; hasta la alusi√≥n del cuento de Borges ‚ÄúPierre Menard, autor del Quijote‚ÄĚ, en el que Pierre Menard, escritor simbolista franc√©s, reescribe el Quijote en una reproducci√≥n exacta de cada palabra de la novela original, tratando de aunar su propia identidad con el aura de Cervantes y de reflejar, as√≠, un esp√≠ritu doble en la obra. Desde este punto de partida, Gache alude al pensamiento del relato borgiano seg√ļn el cual ‚Äúel significado del texto se construye con cada lectura y cada escritura no es sino una reescritura‚ÄĚ (Gache, 2006: web). Escribe tu propio Quijote no es sino una muestra literal de la implicaci√≥n creadora que asume, siguiendo esta idea, cada transcripci√≥n. Este wordtoy, por consiguiente, no solo se constituye como un experimento en busca de asombrar al lector, sino que, adem√°s, asume el inter√©s cervantino por despertar la duda sobre la autor√≠a de su contenido y se la devuelve al receptor para que en su emisi√≥n del texto se replantee los l√≠mites de la autor√≠a, involucr√°ndolo en el wordtoy y en sus repercusiones de emisi√≥n y recepci√≥n.

Por √ļltimo, este juguete verbal adopta el sentido del lema neovanguardista ‚ÄúEveryman a Rembrandt‚ÄĚ (Gache, 2006: web), recogido tambi√©n en la m√°xima de Joseph Beuys ‚ÄúCada hombre, un artista‚ÄĚ (1995) y nos confiere la opci√≥n de ser por un momento ‚ÄúCada internauta, un Cervantes‚ÄĚ.

3. Conclusiones

La inmersi√≥n del Quijote en la pantalla ofrece m√ļltiples alternativas, seg√ļn el modo en el que el sujeto creador, lector de las aventuras de Don Quijote y autor de una creaci√≥n digital que las recupere y comparta, dise√Īe la uni√≥n entre la obra cervantina y las herramientas tecnol√≥gicas de la actualidad. Las dos iniciativas que hemos visitado en este acercamiento, Quijote en 17000 tuits, de Diego Buend√≠a, y Escribe tu propio Quijote, de Bel√©n Gache revelan dos caminos muy distintos de convergencia.

La aportaci√≥n de Buend√≠a consiste en la programaci√≥n de la reescritura de la obra completa en 17000 tuits, que deber√°n terminar en el cuadrag√©simo aniversario de la muerte de Cervantes. Esta innovadora reedici√≥n tiene, por tanto, una duraci√≥n de un a√Īo y medio, es un experimento que sucede en su continuidad y las innovaciones que plantea se deben fundamentalmente a las caracter√≠sticas de la plataforma de emisi√≥n, tanto en su planteamiento como en su proceso de recepci√≥n.

El artefacto de Gache, por su parte, consiste en un juguete de palabras, en un homenaje simbólico al interés de Cervantes por la cuestión de la autoría que entronca en su concepción y en su procedimiento con la vanguardia digital. Escribe tu propio Quijote, desde su propio título, está más dirigido al lector y a su experiencia instantánea que al componente narrativo y argumental de la obra. El objetivo no consiste en releer el clásico en un formato distinto; consiste en sorprender al receptor, en invitarle a jugar por un momento, siempre y cuando demuestre una mínima curiosidad, a la invención de lo ya inventado, a la escritura de lo ya escrito.

Buend√≠a asume la misi√≥n de recuperar la obra y mediamorfosearla en una red social de gran alcance y a trav√©s de un sistema de programaci√≥n; Gache salta por encima de la narraci√≥n para, en su menci√≥n tangencial, gastar una peque√Īa broma al lector, otorg√°ndole a este la capacidad para comprender sus significados intertextuales.

Sin embargo, ambas creaciones tienen un componente en com√ļn, adem√°s, claro, del Quijote: la voluntad de buscar nuevas formas de leer. En la transcripci√≥n en Twitter la lectura es reestructurada en fragmentos seleccionados seg√ļn la exigencia de n√ļmero de caracteres impuesta por la red social, por lo que el tiempo de lectura, si se hace de forma fiel y continuada, durar√° desde el inicio hasta el 22 de abril de 2016. Esta fragmentaci√≥n hace m√°s asimilable la obra para los internautas menos experimentados y le concede un car√°cter m√°s vol√°til y fragmentario al texto. Escribe tu propio Quijote, por su parte requiere la interacci√≥n f√≠sica del receptor, su actitud indagadora y su comprensi√≥n con respecto a las implicaciones de la problematizaci√≥n de la autor√≠a en la novela original ‚Äďque pone a su disposici√≥n de forma expl√≠cita en la presentaci√≥n del wordtoy‚Äst en relaci√≥n con el juego final.

Estas dos experiencias digitales demuestran que m√°s all√° de la literatura nativa completamente ajena a la tradici√≥n literaria existen v√≠nculos tan diversos y enriquecedores como todo lo que sucede en el mundo potencial que regresan al texto cl√°sico para redise√Īarlo y orientarlo a lectores, lectoras y lecturas del siglo xxi. Quiz√° porque respetamos nuestra cultura y queremos compartirla desde nuestros medios. Quiz√° porque el ejercicio de la lectura, sea en pantalla, en papel, en papiro o en piedra, nos relega al universo de lo sincr√≥nico. Quiz√° porque la construcci√≥n de la Galaxia Internet siempre se ha dinamizado por un esp√≠ritu quijotesco.

Bibliografía

Beuys, Joseph (1995). Joseph Beuys: cada hombre un artista: conversaciones en Documenta 5-1972 / Clara Bodenmann-Ritter. Madrid: Visor.

Buendía, Diego (2014-2015). Diego Buendía. Programación, El Quijote… y otras cosas. <http://diegobuendia.com/> (10-04-14).

Buendía, Diego (2014-2015). El Quijote en 17000 tweets! <http://protopol.com/quijote17000/quijote.php> (10-04-14).

Buendía, Diego (2014-2015). Quijote en 17000 tuits. Twitter. <https://twitter.com/elquijote1605> (10-04-14).

Buend√≠a, Diego (2014, 12 septiembre). ‚Äú¬ŅTuitear el Quijote?‚ÄĚ Libertad Digital. <http://www.libertaddigital.com/cultura/libros/2014-09-13/tuitear-el-quijote-1276527921/> (10-04-2014).

Cervera, Jordi (2010). Serial Chicken. Twitter. <https://twitter.com/SugarSerials> (10-09-14).

Escandell Montiel, Daniel (2014). ‚ÄúTuiteratura: la frontera de la microliteratura en el espacio digital‚ÄĚ. Iberical. Revue d’√©tudes ib√©riques et ib√©ro-am√©ricaines 5: pp. 37-48.

Fidler, Roger (1997). Mediamorphosis: Understanding New Media. Thousand Oaks: Pine Forge.

Gache, Belén (2006). Escribe tu propio Quijote. Wordtoys. Fin del mundo. <http://www.findelmundo.com.ar/wordtoys/> (10-04-15).

Holberg, Jordan (2012-2015). Sugar Serial. Twitter. < https://twitter.com/SugarSerials > (10-04-15).

Ihatejoemarshall (2014-2015). The Great Gatsby. Twitter. <https://twitter.com/ihatejoemarshal> (10-04-15).

Lazarilloiescmc (2012). Lazarillo de Tormes. Twitter. <https://twitter.com/Lazarilloiescmc> (10-04-15).

Lipovetsky, Gilles (1990). El imperio de lo efímero. Barcelona: Anagrama.

Quijote1605 (2014-2015). Don Quijote. Twitter. <https://twitter.com/Quijote1605> (10-04-2015).

QuixotedotTV (2009-2013). Quijote.TV. Twitter. <https://twitter.com/QUIXOTEdotTV> (10-04-2015).

Rensin, Emmett y Aciman, Alexander (2009). Twitterature: The World’s Greatest Books Retold Through Twitter. Londres: Penguin Books.

Ulysses meets Twitter 2011. <http://11ysses.wordpress.com/> (10-04-15).



Caracteres vol.4 n1

¬∑ Descargar el vol.4 n¬ļ1 de Caracteres como PDF.

· Descargar este texto como PDF.

· Regresar al índice de la edición web.

Notas:    (↵ regresa al texto)
  1. La cuenta ya no está operativa en Twitter, pero la información sigue accesible en la web Ulysses meets Twitter 2011 <https://11ysses.wordpress.com/>.
  2. Elegimos el t√©rmino ‚Äútuiteratura‚ÄĚ, a pesar de que exista una ambig√ľedad terminol√≥gica entre ‚Äútwitteratura‚ÄĚ, ‚Äútuitliteratura‚ÄĚ, ‚Äútwitliteratura‚ÄĚ y ‚Äútwittliteratura‚ÄĚ porque, como explica Escandell: ‚ÄúM√ļltiples estudiosos y usuarios destacados de Twitter, como Jos√© Luis Orihuela, emplean con normalidad la forma tuit para la composici√≥n y adaptaci√≥n de otros compuestos propios o de origen anglosaj√≥n, y esta adaptaci√≥n bajo criterio fon√©mico ha sido igualmente respaldada por la Fund√©u en el Manual de estilo para nuevos medios‚ÄĚ (2014: 39).

Caracteres. Estudios culturales y críticos de la esfera digital | ISSN: 2254-4496 | Salamanca