Escritura sin anclajes

En un mundo de esqueumorfismo (cuestión que ya tratamos) y de representación visual fidedigna del objeto escrito (siempre y cuando sea un folio), las muestras de superación de estas imposiciones estéticas se aprecian claramente en la popularidad de los procesadores de texto que dejan atrás las convenciones del WYSIWYG para apostar por sistemas de escritura sin distracciones. Se han expandido no solo en el mundo del ordenador, sino también a dispositivos como las tabletas.

WriteRoom
WriteRoom, uno de los primeros procesadores sin distracciones.

Uno de los primeros procesadores de texto que manejé y que apostaban por eliminar toda interfaz y dejarnos ante el texto sin contemplaciones, como una página en blanco de LED, fue WriteRoom, y sus propios responsables ofrecen el gratuito PlainText para iPhone y iPad. Como su nombre indica, apuesta por escribir, sin tener en cuenta la edición, aunque con la ventaja de integrarse con Dropbox, de manera que nuestros textos se sincronizan en todos nuestros dispositivos y, además, están disponibles en red.

El objetivo de estos programas no reside en permitirnos crear un texto listo para imprimir lleno de matices tipográficos, interlineado, imágenes incrustadas, etc., sino producir un texto puro. Objetivos similares a los que persigue el hoy en día muy popular iA Writer. En un punto intermedio entre las complejas opciones que pueden presentar Word, Pages o las maravillosas alternativas gratuitas de OpenOffice y versiones derivadas como LibreOffice encontraríamos procesadores de interfaz reducida como Mariner Write, que posiblemente resulte mucho menos intimidatorio que los otros.

PlainText
PlainText, un sencillo procesador de textos para iPhone y iPad

Hay que tener en cuenta también que Pages, el procesador de textos de Apple, además de ofrecer plantillas que pueden ser muy eficientes y útiles para no tener que trabajar en diseños complejos, ofrece una visión a pantalla completa que se ha reforzado desde que Lion, última versión del sistema operativo de la compañía, ha potenciado la integración de las aplicaciones a pantalla completa y en escritorios independientes. Se centra entonces en la hoja pero, a diferencia de lo que proponen los demás procesadores que hemos reseñado, se mantienen sus opciones de edición y composición compleja de la página. Nos permite enfocar la atención completamente en esa tarea, sí, pero no necesariamente en el acto de escritura puro. Se trata de una cuestión visual compartida dentro de filosofías bien diferenciadas.

Ommwriter
Una atmósfera de trabajo en Ommwriter

Un paso adicional que puede resultar interesante dentro de la línea de llevar el foco de atención a la escritura y no a la edición y maquetación del texto es el que se encuentra en Ommwriter, donde se ofrecen diferentes atmósferas creativas para acompañar a la filosofía de no distracciones adicionales. Incorpora diferentes fondos que van más allá del negro o el blanco absolutos que, junto a músicas ambientales, pretenden crear entornos apropiados para potenciar la atención del escritor sobre su texto. Y para que quede claro: el programa no permite imprimir. La impresión no es el objetivo. Pero se puede exportar a PDF o copiar y pegar el texto generado a otro programa, uno de esos con opciones más estandarizadas (Word, Pages…) y desde ahí ya imprimir.

iA Writer, versión ipad
iA Writer, misma filosofía en iPad

Son procesadores de texto destinados a regresar a la funcionalidad matriz: escribir. No buscan responder a la necesidad de presentar un documento bello impreso o digital, sino a la necesidad de producir el texto que luego podrá ser tratado en un editor visual para web o en un procesador completo, que utilizaremos como sistema de aplicación de la capa de maquillaje para el texto que se ha creado sin demás distracciones.

Pero todos ellos tienen algo en común: en su escritura no hay anclajes en forma de principio ni final de página. En el mejor de los casos, hay contadores de caracteres o de palabras que podemos desactivar, porque son procesadores de texto que regresan a esa textualidad pura gracias a su concepción puramente digital, alejada del papel o del esqueuomorfismo del mismo en nuestras pantallas.

3 pensamientos sobre “Escritura sin anclajes”

  1. Formidable, Limpio, claro sintético!

    Qué claridad de imágenes… hacia el sdk del editor… ya lo voy viendo…Me encanta la mención a los genios de IA.

    Un placer leeros

  2. Muy bueno el artículo. Yo también anadiría que el Scrivener en su modo de pantalla completa también huye del esqueumorfismo y permite esa misma sensación, que en sí misma es ir a la propia hoja de papel primigenia y en cierto modo es un bucle esqueomorfista, que no le va nada mal al intrincado laberinto de la propia literatura 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *