Rese√Īa: Pasolini after Dante. The ‚ÄúDivine Mimesis‚ÄĚ and the Politics of Representation, de Emanuela Patti

Fernando González García (Universidad de Salamanca)

Patti, Emanuela. Pasolini after Dante. The ‚ÄúDivine Mimesis‚ÄĚ and the Politics of Representation. Legenda. 2016. 177 p√°gs. 83,99‚ā§

La de Dante es una presencia que atraviesa, desde los a√Īos cincuenta y hasta su muerte, la obra de Pasolini. Emanuela Patti ha investigado todas las referencias dantescas dispersas en textos literarios, ensay√≠sticos y cinematogr√°ficos y las ha puesto en relaci√≥n entre s√≠, reconstruyendo un intertexto que se expresa en medios y g√©neros distintos. Aunque sus implicaciones van mucho m√°s all√°, como veremos, el per√≠odo que se estudia en profundidad en el libro es el que va desde el ‚Äúredescubrimiento‚ÄĚ de Dante en Italia en 1951 tras el ensayo de Gianfranco Contini, ‚ÄúPreliminari sulla lingua del Petrarca‚ÄĚ, hasta 1965, momento en el que Pasolini finaliza la redacci√≥n del n√ļcleo fundamental de La Divina M√≠mesis. El ensayo de Contini cay√≥, en los inicios de los a√Īos cincuenta, como semilla en una tierra abonada por el neorrealismo. El pluriling√ľismo dantesco, desarrollado sobre todo en su Inferno, daba la palabra, con sus particularidades dialectales, a todos los sectores sociales, como hab√≠a hecho de manera intuitiva el cine neorrealista. Tras el trabajo de Contini hab√≠a, pues, que profundizar en la cuesti√≥n ling√ľ√≠stica y desarrollar nuevas formas de representaci√≥n que se ajustaran a la diversidad ling√ľ√≠stica y social de Italia. Pasolini, Fortini, Sanguinetti -la ‚Äúcompagnia picciola‚ÄĚ de la revista Officina– se propusieron transformar el canon literario bajo los principios -de un Dante visto por Contini-, de pluriling√ľismo, experimentalismo y objetividad. Por otra parte, de la subalternidad y su relaci√≥n con la literatura hablaba un tambi√©n redescubierto Gramsci que hab√≠a puesto el acento en la inexistencia, en Italia, de autores nacional-populares. La figura de Dante aparec√≠a entonces como un modelo de autor capaz de hacer de puente entre alta y baja cultura a trav√©s de su uso de la lengua. La cuesti√≥n ling√ľ√≠stica y la funci√≥n social del autor, aunadas, conformaban as√≠ una aut√©ntica ‚Äúpol√≠tica de la representaci√≥n‚ÄĚ.

El m√©todo empleado por Patti consiste en ir examinando las transformaciones del ‚Äúmodelo dantesco‚ÄĚ en Pasolini paso a paso, avanzando cronol√≥gicamente s√≥lo despu√©s de un an√°lisis intertextual horizontal exhaustivo ‚Äďpoes√≠a, novela, ensayo, antolog√≠as de poes√≠a dialectal, pel√≠culas, art√≠culos-, que enlaza tambi√©n en horizontal con los debates italianos sincr√≥nicos acerca del realismo. Si la novela Ragazzi di vita (1955) con su uso del dialecto romano de las borgate y del discurso indirecto libre supone un entusiasmado viaje al infierno, el culmen de la ‚Äúregresi√≥n al otro‚ÄĚ, la siguiente novela, Una vita violenta (1959) parece alejarse de aquel entusiasmo. Por otra parte, el poemario Las cenizas de Gramsci (1957), reflejaba ya m√°s una tensi√≥n personal entre la m√≠mesis como experiencia vital del otro, del excluido y su propio origen burgu√©s, que una necesidad ideol√≥gica colectiva que cada vez ‚ÄďLa religione del mio tempo (1961)- ve m√°s lejana. En 1959 y 1960, los premios Strega, concedidos sucesivamente a Lampedusa con Il Gattopardo, y a La ragazza di Bube, de Cassola, tan alejados del realismo ling√ľ√≠stico que promov√≠a Officina, le llevan a certificar, con el poema ‚ÄúIn morte del realismo‚ÄĚ, el final de una √©poca.

Con M√≠mesis, de Auerbach y su an√°lisis de Dante en el bolsillo, Pasolini, se lanza entonces al cine. Al Dante de Contini, a la posibilidad de ser un autor nacional-popular, se han a√Īadido el realismo figural y la mezcla de estilos de Auerbach. La nueva posibilidad de m√≠mesis ya no es literaria, sino cinematogr√°fica. Accattone comienza con una cita de Dante, pero la salvaci√≥n de Accattone no est√° en otra vida, sino en su muerte, que preserva su diferencia vital y dialectal de subproletario, de excluido. Lo mismo ocurre con el protagonista de la novela Una vita violenta, y mueren sin integrarse Ettore en Mamma Roma, Stracci en La ricotta y Cristo en El Evangelio. Son los a√Īos del llamado ‚Äúcine nacional-popular‚ÄĚ en la obra de Pasolini, que finalizan con Uccellacci e uccellini, de 1965. Ese es tambi√©n el a√Īo del art√≠culo ‚ÄúLa volont√† di Dante a essere poeta‚ÄĚ, publicado en la revista Paragone con ocasi√≥n del 700 aniversario del nacimiento de Dante, donde, seg√ļn Patti, el poeta toscano aparece como s√≠ntesis de lo que para el Pasolini de entonces es ya vivido como escisi√≥n: la del autor como actor y como auctoritas. El concepto auerbachiano de Figura Chisti aparec√≠a ya, durante los a√Īos del ‚Äúcine nacional-popular‚ÄĚ, vinculado no ya s√≥lo a sus personajes, sino al propio autor, que no desaparece del todo tras la t√©cnica mim√©tica, sino que, al contrario, se muestra cada vez m√°s a trav√©s de figuras vicarias ‚ÄďOrson Welles leyendo un poema suyo en La ricotta, su propia madre actuando en El Evangelio-. Poesia in forma di rosa, contempor√°nea de la primera fase de La Divina M√≠mesis refleja un autor que se desprende de su ‚Äúauctoritas‚ÄĚ para aparecer como actor, m√°rtir, o profeta. La crisis de la representaci√≥n es la crisis de la autor√≠a y viceversa. Finalmente, en La divina Mimesis, en los Cantos escritos hasta 1965, el Pasolini de los a√Īos cincuenta hac√≠a de Virgilio para un Pasolini de los sesenta, representando as√≠ v√≠vidamente, en forma de escisi√≥n, la crisis de la idea del autor literario.

Simb√≥licamente, en La Divina M√≠mesis, Pasolini escribe una ficticia nota del editor, en la que se afirma que el autor de este texto, de este ‚Äúdocumento‚ÄĚ, fue hallado muerto a bastonazos en una playa de Palermo. Se admite, y tambi√©n lo hace Patti, que Pasolini se refiere a la reuni√≥n del neovanguardista Gruppo 63, en Palermo, que arremeti√≥ contra la generaci√≥n precedente, incluido Pasolini, proponiendo la autonom√≠a del objeto est√©tico. La respuesta de Pasolini a una tendencia que cristalizar√° en 1967 con la propuesta de Barthes sobre la ‚Äúmuerte del autor‚ÄĚ, fue pr√°cticamente √ļnica, investigando y perfeccionando el papel performativo del autor, el actor. Relacionando el problema de la representaci√≥n con el de las pol√≠ticas de la representaci√≥n durante los a√Īos 50 y 60 en Italia, y analizando la apropiaci√≥n por parte de Pasolini de la figura de Dante como modelo de ‚Äúintelectual mim√©tico‚ÄĚ, modelo que se va transformando y enriqueciendo a partir de la recepci√≥n de las obras de Contini, Gramsci y de Auerbach y en funci√≥n del debate sobre el realismo, Patti acierta a explicar la originalidad de Pasolini en su rechazo de un juego que sacar√≠a del tablero al autor como intelectual.

Sumamente enriquecedor y metodol√≥gicamente riguroso, el trabajo de Emanuela Patti se detiene en un punto que exigir√≠a un desarrollo posterior. No me refiero s√≥lo al estudio en profundidad de las nuevas estrategias de expresi√≥n y de perfeccionamiento del papel performativo del autor, posteriores a 1966, sino tambi√©n a lo que a√ļn hoy puede ense√Īar Pasolini desde esa actitud excepcional con la que se enfrent√≥, antes de que estas mismas se hubieran manifestado plenamente, a las implicaciones pol√≠ticas y art√≠sticas de la ‚Äúmuerte del autor‚ÄĚ.

Caracteres vol.7 n1

¬∑ Descargar el vol.7 n¬ļ1 de Caracteres como PDF.

· Descargar este texto como PDF.

· Regresar al índice de la edición web.

Caracteres. Estudios culturales y críticos de la esfera digital | ISSN: 2254-4496 | Salamanca