Repensando la estructura conceptual del contínuum filosofía-psicología: uso de Big Data y minería de datos para analizar la transformación conceptual de la filosofía y la psicología

Rethinking the conceptual structure of the continuum philosophy-psychology: Use of Big Data and data mining to analyse the conceptual transformation of philosophy and psychology

Aníbal Monasterio Astobiza (UPV/EHU)

Artículo recibido: 02-10-2017 | Artículo aceptado: 02-03-2018

RESUMEN: Usando la ontolog√≠a cognitiva (base de conocimiento conceptual) del proyecto Cognitive Atlas (http://www.cognitiveatlas.org/) -que caracteriza el estado actual del pensamiento en ciencias cognitivas- y a partir de la herramienta de miner√≠a de datos Google Ngram Viewer y otras herramientas de an√°lisis examinamos la transformaci√≥n conceptual filos√≥fico-psicol√≥gica a partir del corpus textual de dos obras cl√°sicas de la filosof√≠a (Critica de la Raz√≥n Pura,¬† de Kant) y psicolog√≠a (Principios de la Psicolog√≠a, de James), respectivamente; para preguntarnos: ¬Ņqu√© proporci√≥n de conceptos filos√≥ficos de 1700 siguen siendo v√°lidos cient√≠ficamente en la psicolog√≠a en funci√≥n de su uso y frecuencia relativa en la actualidad?¬Ņcu√°ntos conceptos que aparecen en la ontolog√≠a cognitiva (Cognitive Atlas) aparecen tambi√©n en estas dos obras cl√°sicas de la filosof√≠a (Critica de la Raz√≥n Pura, de Kant) y psicolog√≠a (Principios de la Psicolog√≠a, de James)? ¬ŅCu√°ntos conceptos usados en estas dos obras cl√°sicas ya se han desechado por ser pre-cient√≠ficos o se mantienen? El uso de Big data y otras herramientas de an√°lisis estad√≠stico pueden resolver con datos y evidencias debates enconados sobre el origen hist√≥rico de los t√©rminos, la transformaci√≥n conceptual y progreso de las disciplinas.
ABSTRACT: The so called cognitive ontology (conceptual knowledge base) of the Cognitive Atlas project (http://www.cognitiveatlas.org/) -that characterizes the current state of thinking in cognitive sciences- and the Google Ngram Viewer and other data mining tools for analysis were used to assess the philosophical-psychological conceptual transformation from the textual corpus of two classical works within philosophy (Critique of Pure Reason, Kant) and psychology (Principles of Psychology, by James), respectively; in order to ask ourselves: What proportion of philosophical concepts from 1700 are still scientifically valid in psychology in terms of their use and frequency? How many concepts that appear in the cognitive ontology (Cognitive Atlas) also appear in these classic works of Philosophy (Critique of Pure Reason, by Kant) and Psychology (Principles of Psychology, by James)? How many concepts used in these two classics works have already been dismissed for being pre-scientific or maintained?  Seems to us that the use of Big Data and other tools of statistical analysis can solve with data and evidence long-debated issues on the historical origin of terms, the conceptual transformation and progress of the disciplines.

PALABRAS CLAVE: Big Data, humanidades digitales, minería de datos, filosofía dato-céntrica, ontología cognitiva
KEY WORDS: Big Data, digital humanities, data mining, data-driven philosophy, cognitive ontology

Agradezco el patrocinio del Gobierno Vasco para desarrollar una beca posdoctoral de investigaci√≥n en el Uehiro Centre for Practical Ethics de la Universidad de Oxford y a esta √ļltima instituci√≥n su c√°lida acogida. Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto de investigaci√≥n KONTUZ!: ‚ÄúResponsabilidad causal de la comisi√≥n por omisi√≥n: Una dilucidaci√≥n √©tico-jur√≠dica de los problemas de la inacci√≥n indebida‚ÄĚ (MINECO FFI2014-53926- R); el proyecto de investigaci√≥n: ‚ÄúLa constituci√≥n del sujeto en la interacci√≥n social: identidad, normas y sentido de la acci√≥n desde la perspectiva de la filosof√≠a de la acci√≥n, la epistemolog√≠a y la filosof√≠a experimental‚ÄĚ (FFI2015-67569- C2-2- P); y el proyecto de investigaci√≥n ‚ÄúArtificial Intelligence and Biotechnology of Moral Enhancement. Ethical Aspects‚ÄĚ(FFI2016-79000- P)‚ÄĚ.


1. Introducción

A lo largo de la historia de la ciencia los fundamentos conceptuales de las disciplinas cambian. La filosof√≠a es considerada por muchos la madre de las ciencias, pero la actual distancia intelectual, metodol√≥gica y tem√°tica entre muchas √°reas del saber contempor√°neas y la vieja matriarca es muy extensa para poder cubrirse. No ocurre as√≠ con la psicolog√≠a cuyos fundamentos conceptuales siguen bas√°ndose ‚Äďen buena parte- en muchas nociones filos√≥ficas. Pero ¬Ņqu√© proporci√≥n de conceptos filos√≥ficos de 1700 siguen siendo v√°lidos cient√≠ficamente en la psicolog√≠a en funci√≥n de su uso y frecuencia relativa en la actualidad? Usando la ontolog√≠a cognitiva (base de conocimiento conceptual) del proyecto Cognitive Atlas <http://www.cognitiveatlas.org/> que caracteriza el estado actual del pensamiento en ciencias cognitivas y a partir de la herramienta de miner√≠a de datos Google Ngram Viewer y otras herramientas de an√°lisis examinamos la transformaci√≥n conceptual filos√≥fico-psicol√≥gica a partir del corpus textual de dos obras cl√°sicas de la filosof√≠a (Critica de la Raz√≥n Pura, de Kant) y psicolog√≠a (Principios de la Psicolog√≠a, de James), respectivamente; para preguntarnos: ¬Ņcu√°ntos conceptos que aparecen en la ontolog√≠a cognitiva aparecen tambi√©n en esas dos obras cl√°sicas de la filosof√≠a? ¬ŅCu√°ntos conceptos usados en estas dos obras cl√°sicas ya se han desechado por ser pre-cient√≠ficos o se mantienen? El uso de Big data y otras herramientas de an√°lisis estad√≠stico pueden resolver con datos y evidencias debates enconados sobre el origen hist√≥rico de los t√©rminos, la transformaci√≥n conceptual y progreso de las disciplinas.

El objetivo principal de este escrito es bosquejar una historia ling√ľ√≠stica de los t√©rminos usados en las ontolog√≠as cognitivas (bases de conocimiento conceptual) de la filosof√≠a y psicolog√≠a. Estas correspondientes ontolog√≠as cognitivas son consensuadas por los expertos a trav√©s de distintos procesos, es decir, sus conceptos, ideas o nociones denotan algo en ‚Äúla realidad‚ÄĚ porque los expertos han individualizado, fijado, medido o determinado a trav√©s de m√©todos observacionales, experimentales y/o emp√≠ricos su referencia. Cuando, por ejemplo, el t√©rmino cl√°sico de la filosof√≠a conocimiento forma parte de la ontolog√≠a cognitiva de la epistemolog√≠a, √°rea de la filosof√≠a que estudia c√≥mo se conocen las cosas, se est√° queriendo decir que en ‚Äúla realidad‚ÄĚ, en el mundo f√≠sico, hay una capacidad que poseen los seres humanos y otros animales no-humanos con sistemas nerviosos complejos que les permite obtener informaci√≥n sobre los est√≠mulos del entorno. La filosof√≠a puede estudiar el conocimiento porque es un fen√≥meno f√≠sico, positivo y dado, que existe. Siguiendo con nuestro ejemplo, el t√©rmino filos√≥fico conocimiento forma parte de la correspondiente ontolog√≠a cognitiva de la psicolog√≠a tambi√©n. Si la filosof√≠a estudia los criterios normativos por los cuales llegamos a ‚Äúconocer‚ÄĚ algo, la psicolog√≠a estudia los procesos mentales que lo permiten como el aprendizaje o razonamiento. El conocimiento es un concepto o idea que de su origen filos√≥fico se ha mantenido como t√©rmino ling√ľ√≠stico en la ontolog√≠a conceptual de la psicolog√≠a, aunque a lo largo de la historia de la ciencia los fundamentos conceptuales de las disciplinas cambian. ¬ŅEsto significa que la ciencia es relativa? ¬ŅLa ciencia investiga la realidad f√≠sica ah√≠ fuera o es un constructo social? ¬ŅC√≥mo se producen las revoluciones cognitivas?

Estas son preguntas muy convenientes. Pero sin entrar en un debate de orden metaf√≠sico o especulativo sobre la naturaleza de la ciencia toda actividad y pr√°ctica de los investigadores cient√≠ficos buscan relacionar los resultados de sus experimentos con los fen√≥menos del mundo. Este proceso rara vez se discute en filosof√≠a, aunque los cient√≠ficos hablan constantemente de c√≥mo sus resultados se relacionan con el fen√≥meno de inter√©s. No obstante, en filosof√≠a de la ciencia este proceso no ha pasado desapercibido y ha recibido distintos nombres. Uno de ellos: ‚Äúcaracterizaci√≥n de los fen√≥menos‚ÄĚ (Craver y Darden, 2013). Para caracterizar los fen√≥menos de inter√©s una forma para examinar si realmente hacen referencia a ‚Äúcosas ah√≠ fuera‚ÄĚ en el mundo f√≠sico, denotan algo que se puede medir, determinar sin presuponer una ley nomol√≥gica de la teor√≠a en concreto (Diez, 2002) o si son meros constructos pre-cient√≠ficos; es ver la historia de los t√©rminos ling√ľ√≠sticos y c√≥mo cambian a trav√©s del tiempo. Si un t√©rmino (concepto o palabra) ya no se usa quiz√° es que no tiene referente f√≠sico con ‚Äúcosas ah√≠ fuera‚ÄĚ. Si se mantiene quiz√° es que es un t√©rmino que representa un concepto correcto y v√°lido que puede incluirse y mantenerse en la ontolog√≠a cognitiva de una disciplina.

En este escrito usaremos indistintamente ‚Äút√©rmino‚ÄĚ, ‚Äúconcepto‚ÄĚ y ‚Äúpalabra‚ÄĚ en la medida en que son interdependientes los unos de los otros. No es posible explicar uno sin ayuda de otro. ‚ÄúT√©rmino‚ÄĚ es una categor√≠a l√©xica y puede ser una palabra. ‚ÄúPalabra‚ÄĚ es una combinaci√≥n de letras o un conjunto de sonidos cuando se profieren en el habla, pero cuya caracter√≠stica principal es que tiene un significado. Finalmente, un ‚Äúconcepto‚ÄĚ es la representaci√≥n cognitiva de una idea general sobre una cosa nombrada por un t√©rmino o palabra. En la literatura filos√≥fica la palabra ‚Äúpalabra‚ÄĚ, el concepto ‚Äúpalabra‚ÄĚ y el t√©rmino ‚Äúpalabra‚ÄĚ pueden dar lugar a paradojas (Grelling y Nelson, 1908), a distinciones anal√≠ticas entre ejemplares de palabras-tipo y palabras-tipo (Garcia-Carpintero, 1996), propiedades intensionales o extensionales de la teor√≠a sem√°ntica y hasta preguntas sobre c√≥mo se dan los procesos de adquisici√≥n y formaci√≥n de conceptos expresados en palabras o t√©rminos (Lawrence y Margolis, 1999; Prinz, 2002).

Para evitar esta complejidad el uso de ‚Äút√©rmino‚ÄĚ, ‚Äúconcepto‚ÄĚ y ‚Äúpalabra‚ÄĚ ser√° indistinto a lo largo del texto en la medida en que asumimos que son interdependientes. El fundamento que sustenta la presencia de los mismos conceptos (t√©rminos o palabras) en disciplinas diferentes, en nuestro caso la filosof√≠a y la psicolog√≠a o el cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a, es la relaci√≥n hist√≥rica. Tal y como hemos afirmado al principio en la introducci√≥n la filosof√≠a es considerada por muchos la madre de las ciencias y la psicolog√≠a fue durante mucho tiempo una rama o √°rea de la filosof√≠a. Es comprensible imaginar que la psicolog√≠a haya heredado muchos de los conceptos originados en un primer lugar en el seno de la filosof√≠a. A este legado conceptual de una a otra disciplina reflejado en la presencia de las mismas palabras en ambas disciplinas lo llamamos: cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a.

Pero volvamos por un momento a la forma en la que se produce la caracterizaci√≥n de los fen√≥menos de inter√©s. Los fil√≥sofos postulan conceptos que son constructos te√≥ricos que de manera colectiva denominamos ‚Äúontolog√≠a cognitiva‚ÄĚ ‚Äďuna clasificaci√≥n de tipos o base de conocimiento conceptual- que los psic√≥logos en buena parte heredan y estudian emp√≠ricamente. No obstante, recientemente, los neurocient√≠ficos han puesto en tela de juicio la validez de algunos constructos te√≥ricos de la psicolog√≠a y apuestan por una revisi√≥n de la taxonom√≠a psicol√≥gica (ontolog√≠a cognitiva) a la luz de las evidencias de las distintas t√©cnicas de neuroimagen como la resonancia magn√©tica funcional (IRMf), etc. La idea es que la actividad cerebral puede utilizarse para validar los conceptos psicol√≥gicos que en su d√≠a fueron introducidos por la filosof√≠a y que est√°n presentes en la ontolog√≠a cognitiva del Cognitive Atlas. Nos referimos, para evitar cualquier confusi√≥n, a cualquier concepto de un cerebro cualquiera. Uno de estos neurocient√≠ficos esc√©pticos del que tomamos inspiraci√≥n para repensar la estructura conceptual del cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a, Russell Poldrack (Poldrack, Halchenko y Hanson, 2010; Poldrack et al., 2011), propone que las t√©cnicas de neuroimagen se pueden utilizar para:

 

  • identificar constructos cognitivos,
  • sugerir que los constructos existentes se pueden eliminar
  • dividir o juntar constructos.

Poldrack es el promotor de la ontolog√≠a cognitiva de revisi√≥n, Cognitive Atlas, que utilizaremos como referente para valorar la historia ling√ľ√≠stica de los t√©rminos en el cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a.

Como los procesos mentales o conceptos se desarrollan y desenvuelven en m√ļltiples niveles: molecular, celular, mental, conductual‚Ķel principal reto de cualquier ontolog√≠a cognitiva es encontrar una definici√≥n precisa de un proceso mental. Cognitive Atlas como representaci√≥n formal de ciertas entidades dentro de un dominio (en este caso ciencias cognitivas) analiza de estas entidades sus propiedades e interrelaciones y adem√°s usa, anota e integra datos neurocient√≠ficos para establecer un v√≠nculo entre el comportamiento, la actividad cerebral y los relaciona con los procesos mentales aludidos por un determinado concepto o t√©rmino. En otras palabras, una ontolog√≠a cognitiva nos dice qu√© conceptos existen.

2. Objetivos

En tanto y cuanto hay numerosos conceptos compartidos entre la filosof√≠a y la psicolog√≠a, esto es un hecho el cual es un ejemplo exitoso de identificaci√≥n y caracterizaci√≥n de los fen√≥menos de inter√©s, nos proponemos investigar, ¬Ņqu√© proporci√≥n de conceptos filos√≥ficos de 1700 (por fijar un punto de referencia) siguen siendo utilizados en la psicolog√≠a en funci√≥n de su uso y frecuencia relativa en la actualidad? Usando la ontolog√≠a cognitiva (base de conocimiento conceptual) del proyecto Cognitive Atlas que caracteriza el estado actual del pensamiento en ciencias cognitivas y a partir de la herramienta de miner√≠a de datos Google Ngram Viewer y otras herramientas de aprendizaje m√°quina y sistemas de procesamiento del lenguaje natural; examinamos la transformaci√≥n conceptual filos√≥fico-psicol√≥gica a partir del corpus textual de dos obras cl√°sicas de la filosof√≠a (Critica de la Raz√≥n Pura, Kant, <http://userpages.bright.net/~jclarke/kant/>)¬† y psicolog√≠a (Principios de la Psicolog√≠a, James, <https://ebooks.adelaide.edu.au/j/james/william/principles/contents.html>), respectivamente, para preguntarnos: ¬Ņcu√°ntos conceptos que aparecen en la ontolog√≠a cognitiva aparecen tambi√©n en estas dos obras cl√°sicas? ¬ŅCu√°ntos conceptos usados en estas dos obras cl√°sicas ya se han desechado por ser precient√≠ficos o se mantienen?

La selección de los conceptos de prueba se ha realizado bajo el criterio de su actual presencia en la ontología cognitiva al mismo tiempo que en el acervo conceptual de la filosofía reconociendo el origen filosófico de muchos de ellos[1]. La aparición de los conceptos de prueba tanto en Cognitive Atlas así como en la Stanford Encyclopedia of Philosophy ofrece criterios suficientes sobre la frecuencia relativa de dichos conceptos en la literatura de investigación tanto en las ciencias cognitivas y del comportamiento como de la filosofía y el grado de consenso acerca de su relevancia. Los términos, palabras o conceptos seleccionados para hacer el análisis histórico de los términos, su presencia y ausencia en la base de conocimiento conceptual del contínuum filosofía-psicología son:

consciencia,

auto-conocimiento,

introspección,

percepción,

inteligencia,

intencionalidad,

imaginación,

emoción,

memoria,

creencia,

juicio,

pensamiento.

La herramienta de minería de datos Google Ngram Viewer busca palabras prescindiendo de palabras vacías como determinantes, preposiciones, adverbios o incluso adjetivos y verbos[2].

El proyecto Cognitive Atlas es una plataforma digital colaborativa cuyo objetivo principal es crear una ontolog√≠a cognitiva (base de conocimiento conceptual) de las ciencias cognitivas y del comportamiento. Sus apartados son Conceptos, Tareas, Trastornos y Colecciones. Los Conceptos son las entidades mentales, las Tareas son los m√©todos utilizados por los investigadores para medir dichas entidades mentales, los Trastornos son patolog√≠as que afectan a dichas entidades mentales y Colecciones son principalmente teor√≠as. En el apartado de Conceptos, se puede ver una lista de 807 en la fecha de consulta (1 octubre 2017). De cada concepto hay una definici√≥n breve aunque se puede ampliar la informaci√≥n yendo a la bibliograf√≠a que se acompa√Īa y la intenci√≥n de especificar relaciones de inclusi√≥n con otros conceptos. Cognitive Atlas se nutre de la contribuci√≥n de investigadores en activo que tienen que solicitar una cuenta al equipo de administraci√≥n de Cognitive Atlas que aprobar√° su cuenta con la posibilidad de editar los distintos apartados siempre y cuando acredite su rol de investigador, su contribuci√≥n investigadora en relaci√≥n con el apartado que desea editar para contribuir, etc[3].

3. Metodología

Cognitive Atlas es una ontolog√≠a formalmente especificada de procesos mentales similar a otras ontolog√≠as formalmente especificadas de las ciencias de la vida o biociencias. De estas √ļltimas la m√°s prominente es Gene ontology (Ashburner et al., 2000) <http://www.geneontology.org/>. Esta ontolog√≠a se usa para anotar datos que implican una relaci√≥n espec√≠fica entre un determinado producto gen√©tico (por ejemplo, CaMKII) y un proceso biol√≥gico preciso (por ejemplo, trasmisi√≥n sin√°ptica) a partir de evidencias particulares (por ejemplo, estudios moleculares con alg√ļn animal mutado). Hasta la aparici√≥n de Cognitive Atlas no hab√≠a una ontolog√≠a formal para los procesos mentales. Las ontolog√≠as son un instrumento muy necesario porque permiten crear un repositorio amplio de la base de conocimiento conceptual existente de una disciplina en concreto. De la misma forma que el Gene ontology describe las partes y funciones de una c√©lula, Cognitive Atlas describe los procesos mentales. Sin embargo, mientras que la ontolog√≠a cognitiva o conceptual de la c√©lula es posible porque la mayor√≠a de los bi√≥logos est√°n de acuerdo en qu√© partes y funciones componen una c√©lula, esto no ocurre en la psicolog√≠a. No todos los psic√≥logos est√°n de acuerdo en la existencia de determinados procesos mentales. Cognitive Atlas permite que los conceptos controvertidos est√©n presentes y sean discutidos por la comunidad en ciencias cognitivas y as√≠ se estructuren los procesos mentales.

En esta base de conocimiento un concepto mental describe un proceso, funci√≥n o estructura mental. A lo largo de los a√Īos de existencia de Cognitive Atlas, la comunidad en ciencias cognitivas ha ido fijando y asentando determinados conceptos mentales como aceptados o v√°lidos, mientras que otros mantienen una cierta controversia sobre su existencia. Con el uso de la ontolog√≠a cognitiva (base de conocimiento conceptual) del proyecto Cognitive Atlas que caracteriza el estado actual del pensamiento en ciencias cognitivas, la herramienta de miner√≠a de datos Google Ngram Viewer y otras herramientas de aprendizaje m√°quina y sistemas de procesamiento del lenguaje natural, Textalyser <http://textalyser.net/>, intentamos responder a las preguntas planteadas en la secci√≥n de objetivos[4].

Del primer libro seleccionado de la filosofía, Critica de la Razón Pura de Immanuel Kant publicado originalmente en 1781, decir que esta obra no solo es considerada la principal obra del filósofo alemán Immanuel Kant, sino una obra clásica del pensamiento también. En ella Kant trata de determinar si la metafísica es una ciencia y lo que es más importante para nuestro propósito fundamentar la validez de la experiencia ordinaria. Para muchos autores posteriores esta obra es el inicio del estudio de la mente a partir de la mente o en otras palabras de la psicología. Del segundo libro seleccionado de la psicología, Principios de la Psicología de William James, tomamos el volumen primero publicado en 1890. Esta obra es considerada por muchos la obra que da carta de naturaleza a la psicología. La obra que otorga estatus de ciencia a la psicología tal y como la entendemos en un sentido moderno.

Para ver la importancia de cada una de estas obras utilizamos el software Yasiv <http://yasiv.com/> que, por un lado, es un explorador de libros y, por otro lado, un sistema de recomendaci√≥n visual de videos de YouTube <http://yasiv.com/youtube>. Sirvi√©ndonos del explorador de libros se muestra el mapa de red de relaci√≥n de libros de, por un lado, Cr√≠tica de la Raz√≥n Pura y, por otro lado, Principios de la Psicolog√≠a. Las flechas de una portada de libro a otra, partiendo tanto de la Cr√≠tica de la Raz√≥n Pura como de los Principios de la Psicolog√≠a se√Īaladas ambas con un cuadro y su t√≠tulo sobresaltado, indican la recomendaci√≥n del sistema de Amazon. Medidas de relaci√≥n basados en los patrones de compra. Por ejemplo, si un consumidor de Amazon compra la Critica de la Raz√≥n Pura o los Principios de la Psicolog√≠a se le recomiendan las compras de otros miles de usuarios que han comprado la Cr√≠tica de la Raz√≥n Pura y otros libros que se asume est√°n relacionados con la Cr√≠tica de la Raz√≥n Pura en una red de libros.

Figura1. Red de relaciones de libros partiendo de la Crítica de la Razón Pura identificada con su título resaltado.

En la siguiente imagen vemos el uso del mapa de redes de libros a partir de las relaciones de compra de Principios de la Psicología Vol. 1, es decir, consumidores que han comprado Principios de la Psicología qué otros libros han comprado.

Figura 2. Red de relaciones de libros partiendo de los Principios de Psicología identificado con su título resaltado.

Con el uso del software Yasiv hemos querido presentar mediante una visualizaci√≥n la importancia de cada una de estas obras a trav√©s de medidas de relaci√≥n basados en los patrones de compra en la plataforma Amazon. Los gr√°ficos muestran la mir√≠ada de relaciones de cada una de las obras con otras obras lo cual se√Īala o significa su importancia.

4. Resultados

Los conceptos seleccionados est√°n a d√≠a de hoy aceptados por la comunidad acad√©mica en ciencia cognitiva as√≠ como filos√≥fica tal y como explic√°bamos en la secci√≥n de objetivos. A trav√©s del uso de la herramienta de miner√≠a de datos Google Ngram Viewer queremos ver evoluci√≥n hist√≥rica de los mismos en la base de conocimiento conceptual del cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a tanto del acervo cultural del mundo hispano como angl√≥fono.¬† Vemos la frecuencia relativa de aparici√≥n de estos conceptos desde el a√Īo 1700 hasta la actualidad (tanto en el idioma espa√Īol como en ingl√©s) observando algunas diferencias, pero similitudes importantes. Este intervalo de tiempo escogido nos permite ver c√≥mo los conceptos seleccionados van cogiendo tracci√≥n en la literatura de investigaci√≥n y muy probablemente en el cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a.

Figura 3. Frecuencia relativa promedio de los conceptos de prueba seleccionados.

Con un gradiente de 50 en la opci√≥n de ‚Äúsmoothing‚ÄĚ que permite hacer m√°s legible el gr√°fico tenemos la frecuencia relativa promedio de nuestros doce t√©rminos buscados dentro del corpus de m√°s de 3 millones de libros de la literatura en espa√Īol durante el intervalo de tiempo de 1700 hasta 2008. El t√©rmino ‚Äúauto-conocimiento‚ÄĚ tiene una frecuencia relativa que casi no supera el umbral del 0% al igual que el de ‚Äúemoci√≥n‚ÄĚ. Para hacer m√°s legible el gr√°fico dividamos en dos grupos de seis conceptos y veamos su frecuencia relativa en la literatura.

Figura 4. Frecuencia relativa de seis de los conceptos de prueba seleccionados.

En este ngram podemos observar mejor como solo un concepto, ‚Äúinteligencia‚ÄĚ, viene con un pedigr√≠ hist√≥rico que comienza casi en el siglo XVIII que tiene picos principales en torno a los a√Īos 1720 y de ah√≠ en adelante se va manteniendo m√°s o menos estable su presencia como concepto en el acervo cultural. En cambio, los t√©rminos ‚Äúconsciencia‚ÄĚ, ‚Äúintencionalidad‚ÄĚ, ‚Äúintrospecci√≥n‚ÄĚ y ‚Äúauto-conocimiento‚ÄĚ que recordemos este √ļltimo casi no superaba el umbral de 0%, su presencia es relativamente escasa y solo a partir de 1950 empiezan a despuntar.

Figura 5. Frecuencia relativa de seis de los conceptos de prueba seleccionados.

En este ngram, de nuevo, volvemos a observar que solo dos t√©rminos se retrotraen hist√≥ricamente al siglo XVIII: ‚Äúmemoria‚ÄĚ y ‚Äújuicio‚ÄĚ. Los t√©rminos ‚Äúimaginaci√≥n‚ÄĚ, ‚Äúcreencia‚ÄĚ, ‚Äúemoci√≥n‚ÄĚ y ‚Äúpensamiento‚ÄĚ casi no aparecen desde 1700 en adelante y solo a partir de 1950 empiezan a frecuentar el acervo cultural.

Los resultados obtenidos son de utilizar la herramienta Google Ngram Viewer para los conceptos seleccionados, pero en espa√Īol y en la literatura relevante en espa√Īol. Sin embargo, introduciendo los conceptos seleccionados en el idioma ingl√©s, los resultados son muy similares.

Figura 6. Frecuencia relativa promedio de los conceptos de prueba seleccionados en lengua inglesa.

En el ngram de arriba se aplic√≥ un gradiente de 50 en la opci√≥n de ‚Äúsmoothing‚ÄĚ para hacer m√°s legible el gr√°fico. Se muestran los doce t√©rminos, en ingl√©s, buscados dentro del corpus de m√°s de 3 millones de libros de la literatura en ingl√©s durante el intervalo de tiempo de 1700 hasta 2008.

Figura 7. Frecuencia relativa de seis de los conceptos de prueba seleccionados en lengua inglesa.

En la literatura en ingl√©s, o en el acervo cultural ingl√©s, tres conceptos vienen desde 1700 en continuo uso ascendente hasta nuestros d√≠as. Estos conceptos son ‚Äúconsciencia‚ÄĚ, ‚Äúinteligencia‚ÄĚ y ‚Äúpercepci√≥n‚ÄĚ. El resto, al igual que en el acervo cultural espa√Īol, solo empiezan a despuntar en su frecuencia relativa a partir de 1950.

Figura 8. Frecuencia relativa de seis de los conceptos de prueba seleccionados en lengua inglesa.

En el ngram de arriba vemos como solo un concepto del idioma ingl√©s, pensamiento, desde el a√Īo 1700 en adelante tiene una continuada presencia en la cultura angl√≥fona. Tanto en el idioma espa√Īol como en el ingl√©s solo 6 conceptos tienen un pedigr√≠ hist√≥rico que se remonta al a√Īo 1700. Estos son: ‚Äúinteligencia‚ÄĚ, ‚Äúpercepci√≥n‚ÄĚ, ‚Äúmemoria‚ÄĚ, ‚Äújuicio‚ÄĚ, ‚Äúconsciencia‚ÄĚ, ‚Äúpensamiento‚ÄĚ. ‚ÄúMemoria‚ÄĚ, ‚Äújuicio‚ÄĚ, ‚Äúinteligencia‚ÄĚ y ‚Äúpercepci√≥n‚ÄĚ aparecen en el acervo cultural de la literatura en espa√Īol desde 1700. ‚ÄúInteligencia‚ÄĚ, ‚Äúconsciencia‚ÄĚ, ‚Äúpercepci√≥n‚ÄĚ y ‚Äúpensamiento‚ÄĚ son los conceptos que aparecen desde 1700 en el acervo cultural de la literatura en ingl√©s.

Analizado el corpus textual entero de la Critica de la Razón Pura de Immanuel Kant, traducción inglesa del proyecto Gutenberg <https://www.gutenberg.org/files/4280/4280-h/4280-h.htm>, con Textalyser tenemos la ocurrencia y frecuencia relativa para los 12 conceptos en la siguiente tabla.

 

Concepto Ocurrencia Frecuencia
consciencia 158 0.2%
auto-conocimiento No encontrado %
introspección No encontrado %
percepción 153 0.2%
inteligencia 32 0%
intencionalidad No encontrado %
imaginación 62 0.1%
emoción No encontrado %
memoria 4 0%
creencia 41 0%
juicio 204 0.2%
pensamiento 286 0.3%

Tabla 1. Ocurrencia y frecuencia relativa de los doce conceptos en la obra de I. Kant.

 

De igual manera, analizado el corpus textual de Principios de la Psicología Volumen 1 de William James <https://ebooks.adelaide.edu.au/j/james/william/principles/contents.html> con Textalyser tenemos la ocurrencia y frecuencia relativa para los 12 conceptos  en la siguiente tabla.

 

Concepto Ocurrencia Frecuencia
consciencia 587 0.8%
auto-conocimiento No encontrado %
introspección No encontrado %
percepción 13 0%
inteligencia 37 0%
intencionalidad 15 0%
imaginación 96 0%
emoción 96 0%
memoria 7 0%
creencia 25 %
juicio No encontrado %
pensamiento 345 0.6%

Tabla 2. Ocurrencia y frecuencia relativa de los doce conceptos en la obra de W. James.

Finalmente, queremos presentar un mapa de visualización del corpus textual tanto de la Critica de la Razón Pura de Immanuel Kant como de Principios de la Psicología Volumen 1 de William James. Esto es una forma de ver cómo se distribuyen los conceptos (palabras) más importantes. No son exactamente los conceptos seleccionados para ver el análisis histórico, pero nos permite ver cómo conceptos muy frecuentes en el texto fluyen, desaparecen, crecen en frecuencia relativa, forman grupos y se encuentran espaciados en el texto. Son todos aquellos conceptos que portan una mayor carga semántica y que estructuran un tema dentro de las secciones del texto. En cierta forma es una visualización de la estructura de localización de ciertos conceptos dentro del corpus textual en relación con otros conceptos. Hemos utilizado la herramienta Textexture <http://textexture.com/> que utiliza lo que se conoce en estadística como un kernel de estimación de densidad que toma una colección de puntos de información (conceptos) y realiza una operación hacia atrás para alcanzar una probabilidad estimada de su densidad. Es fácil de expresar verbalmente lo que este kernel de estimación de densidad hace, mucho mejor que la matemática detrás de este kernel que es realmente complicada. Imagina que el texto es un gran eje x donde cada integral corresponde a la posición de cada palabra en el texto. Desde el comienzo u origen del eje x hasta las 96 533 palabras que contiene el texto de de la Razón Pura de Immanuel Kant o las 285 940 palabras que contiene el texto de de Principios de la Psicología Volumen 1 de William James. Entonces cada palabra se puede trazar en el eje x. Un kernel de estimación es la misma idea.

Figura 9. Esta es una visualización del cuerpo del texto de la Crítica de la Razón Pura de Immanuel Kant. Los colores designan distintas comunidades de palabras dentro del texto que aparecen a menudo una junta a la otra. Cuanto más grande el nodo, más grupos diferentes de significado conecta.
Figura 10. Esta es una visualización del cuerpo del texto de Principios de la Psicología de William James. Los colores designan distintas comunidades de palabras dentro del texto que aparecen a menudo una junta a la otra. Cuanto más grande el nodo, más grupos diferentes de significado conecta.

Siguiendo a muchos autores dentro de las ciencias sociales computacionales que aplican t√©cnicas anal√≠ticas intensivas de Big Data en las humanidades (Jockers 2013, Moretti 2013), lo que conocemos como humanidades digitales, esta es una forma de ‚Äúdeslinearizar‚ÄĚ un texto analiz√°ndolo espacialmente. Estas visualizaciones permiten observar la ‚Äúcercan√≠a conceptual‚ÄĚ. Los textos son unidimensionales, pero en la mente del lector podemos concebirlos como paisajes, diagramas, redes, mapas‚Ķ grupos de ideas, personajes, escenas, valencias emocionales en m√ļltiple relaci√≥n unos con otros. El Big Data y otras t√©cnicas computacionales nos permiten ver el estudio de las humanidades de otra forma radicalmente distinta. En este caso, la aplicaci√≥n de herramientas como el Google Ngram Viewer, la herramienta de an√°lisis ling√ľ√≠stico Textalyser, el software de visualizaci√≥n Textexture y Yasiv; nos brindan la posibilidad de entender mejor el origen hist√≥rico de los t√©rminos, la transformaci√≥n conceptual y progreso de las disciplinas.

5. Limitaciones del estudio

El proyecto de digitalizaci√≥n de libros llevado a cabo por Google Inc. (ahora Alphabet) presenta una vasta colecci√≥n de texto escrito en la forma de Google Ngram Viewer y aplicaci√≥n web que permite realizar inferencias socio-culturales y de evoluci√≥n ling√ľ√≠stica-conceptual de las disciplinas. Junto con otras t√©cnicas y herramientas de an√°lisis de texto tra√≠das del Big Data esta aproximaci√≥n teor√©tica basada en datos puede conducir a la filosof√≠a fuera de los debates enconados sobre el origen hist√≥rico de los t√©rminos, la transformaci√≥n conceptual y progreso de las disciplinas. A pesar de esta importante herramienta para poder evitar dichos debates enconados, llamamos la atenci√≥n acerca de una serie de limitaciones de este estudio. Hemos basado nuestro an√°lisis en tres millones de libros en espa√Īol y tres millones de libros en ingl√©s sin seleccionar los tipos de libros sobre los que hacemos el rastreo. Evidentemente, si lo que queremos es estudiar la historia ling√ľ√≠stica de una serie de t√©rminos (conceptos) y su frecuencia relativa en el cont√≠nuum filosof√≠a-psicologia no es lo mismo escoger un libro cient√≠fico que un libro filos√≥fico, un libro literario que un libro de viajes. No obstante, los conceptos seleccionados ahora mismo forman parte del acervo del lenguaje cultural popular, pero en su momento fueron t√©rminos t√©cnicos especializados. De esta gran base de datos de tres millones de libros tanto en espa√Īol como ingl√©s con fecha de rastreo fijado en 1700 hasta 2008 es muy probable que su aparici√≥n comenzar√° en obras t√©cnicas especializadas hasta acabar extendi√©ndose y distribuy√©ndose a otras esferas culturales.

Pero esto no ha de preocupar demasiado en tanto y cuanto la presencia de los conceptos de prueba seleccionados en el Cognitive Atlas y en la obra seleccionada de I. Kant y de W. James nos permite ver cómo ha habido una herencia de dichos conceptos sin que se caractericen, midan o determinen empíricamente.

6. Conclusiones

De los 12 conceptos (t√©rminos) seleccionados de la ontolog√≠a conceptual Cognitive Atlas que caracteriza el estado actual del pensamiento en ciencias cognitivas solo dos de ellos, ‚Äúauto-conocimiento‚ÄĚ e ‚Äúintrospecci√≥n‚ÄĚ, no se encontraron en el conjunto del corpus textual de la obra de Immanuel Kant, Cr√≠tica de la Raz√≥n Pura, y la obra de William James, Principios de la Psicolog√≠a. De manera exclusiva, ‚Äúintencionalidad‚ÄĚ y ‚Äúemoci√≥n‚ÄĚ, no aparecen en el corpus textual de la obra de Kant que por el contrario s√≠ aparecen en la de James. Por su parte, ‚Äújuicio‚ÄĚ s√≠ aparece en la de Kant, pero no aparece en la de James. Si tenemos en cuenta la herramienta de miner√≠a de datos Google Ngram Viewer que permite hacer un mapa de la frecuencia relativa de los conceptos seleccionados a trav√©s del tiempo, en la literatura en ingl√©s, o en el acervo cultural ingl√©s, cuatro conceptos vienen desde 1700 en continuo uso ascendente hasta nuestros d√≠as. Estos conceptos son ‚Äúconsciencia‚ÄĚ, ‚Äúinteligencia‚ÄĚ, ‚Äúpensamiento‚ÄĚ y ‚Äúpercepci√≥n‚ÄĚ. As√≠ mismo, ‚Äújuicio‚ÄĚ, ‚Äúmemoria‚ÄĚ, ‚Äúinteligencia‚ÄĚ y ‚Äúcreencia‚ÄĚ en menor medida, son los conceptos que desde 1700 vienen apareciendo de manera m√°s o menos constante en el acervo cultural de la literatura en espa√Īol.

Esto nos da que pensar que la ontología conceptual del contínuum filosofía-psicología no es radicalmente distinta de la actual estructura conceptual de las ciencias cognitivas. Muchos de los conceptos presentes en la actual práctica de las ciencias cognitivas provienen de la filosofía y, consiguientemente, de ahí han derivado hacia la psicología: el contínuum filosofía-psicología.

Con todos estos datos es dif√≠cil imaginarse evidencias m√°s claras de que la ontolog√≠a conceptual del cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a est√° construida sobre la base de conceptos pre-cient√≠ficos. Conceptos acu√Īados originalmente por la filosof√≠a, trasladados a la psicolog√≠a, y en √ļltima instancia heredados y estudiados emp√≠ricamente por las ciencias cognitivas. Algunos de estos constructos son validados, otros desechados, y otros se encuentran en revisi√≥n para construir una nueva taxonom√≠a de las ciencias cognitivas a la luz de nuevas t√©cnicas de la neurociencia cognitiva. Algunos de estos conceptos han estado en uso previo al desarrollo de las ciencias cognitivas. Concluimos:

  1. La psicología accede de manera especial a su propia ontología conceptual lo cual hace difícil rechazar conceptos pre-científicos.
  2. El contínuum filosofía-psicología tiene una historicidad de cambio que no parece propiciar grandes revoluciones conceptuales.

Al igual que el movimiento conocido como Filosof√≠a experimental que trata de utilizar los m√©todos experimentales de las ciencias sociales a los problemas tradicionales de la filosof√≠a volviendo a recuperar el esp√≠ritu de la filosof√≠a eminentemente emp√≠rico y madre de todas las ciencias; la filosof√≠a basada en datos (data-driven philosophy) hace uso de innovadoras t√©cnicas de an√°lisis (Big Data) para responder a m√ļltiples interrogantes filos√≥ficos. Este escrito ha mostrado c√≥mo el cont√≠nuum filosof√≠a-psicolog√≠a (herencia, legado y trasvase de conocimiento entre la filosof√≠a y psicolog√≠a) solo puede entenderse con las herramientas de la filosof√≠a basado en datos o filosof√≠a dato-c√©ntrica. Mediante el an√°lisis de grandes bases de datos y a partir de la aparici√≥n recurrente de ciertos t√©rminos en una gran cantidad de libros y en especial tanto en la Cr√≠tica de la Raz√≥n Pura de Kant como en los Principios de la Psicolog√≠a de James (resultados obtenidos mediante el uso de Google Ngram Viewer y otras herramientas de an√°lisis de textos), se concluye que la psicolog√≠a como ciencia descansa en conceptos pre-cient√≠ficos que tienen su origen en la filosof√≠a y, por ende, que la transici√≥n de la filosof√≠a al surgimiento de la psicolog√≠a como ciencia es un proceso que no responde a una revoluci√≥n conceptual.

6. Referencias

Ashburner, M. et al. (2000). ‚ÄúGene ontology: tool for the unification of biology‚ÄĚ. Nat. Genet 25(1): pp. 25-9.

Craver, C. y L. Dardell (2013). In Search of Mechanisms: Discoveries Across the Life Sciences. Chicago:The University of Chicago Press.

Diez, J. (2002). ‚ÄúA Program for the Individuation of Scientific Concepts‚ÄĚ. Synthese 130: pp. 13-48.

García-Carpintero, M. (1996). Las Palabras, Las Ideas y Las Cosas: Una Presentación de la Filosofía del Lenguaje. Barcelona: Ariel.

Grelling, K. y L. Nelson (1908). ‚ÄúBemerkungen zu den Paradoxieen von Russell und Burali-Forti‚ÄĚ. Abhandlungen der Fries‚Äôschen Schule, neue Folge 2: pp. 301-334.

Jockers, M. (2013). Macroanalysis: Digital Methods and Literary History. Chicago: University of Illinois Press.

King, G. 2016. ‚ÄúPreface: Big data is not about the data!‚ÄĚ. Ed. R. Michael Alvarez. Computational Social Science: Discovery and Prediction, Cambridge. Cambridge University Press. pp. vii-x.

Laurence, S. y E. Margolis (1999). ‚ÄúConcepts and Cognitive Science‚ÄĚ Eds. E. Margolis y S. Laurence.¬†Concepts: Core Readings, Cambridge, MA: MIT Press. pp. 3‚Äď81.

Michel J.B. et al. (2010). ‚ÄúQuantitative analysis of culture using millions of digitized books‚ÄĚ. Science 14: pp. 176-182.

Miller, E. et al. (2010). ‚ÄúThe cognitive atlas: Employing interaction design processes to facilitate collaborative ontology creation‚ÄĚ. Nature Precedings <http://dx.doi.org/10.1038/npre.2010.4532.1>

Moretti, F. (2013). Distant Reading. New York. Verso.

Poldrack R., Y. Halchenko y S. Hanson (2010). ‚ÄúDecoding the Large-Scale Structure of Brain Function by Classifying Mental States Across Individuals‚ÄĚ. Psychol Sci 20(11): pp. 1364‚Äď1372.

Poldrack, R. et al. (2011). ‚ÄúThe Cognitive Atlas: Toward a Knowledge Foundation for Cognitive Neuroscience‚ÄĚ. Front. Neuroinform 5, pp. 17.

Prinz, J. (2002). Furnishing the Mind: Concepts and Their Perceptual Basis. Cambridge, MA: MIT Press.

.

Caracteres vol.7 n1

¬∑ Descargar el vol.7 n¬ļ1 de Caracteres como PDF.

· Descargar este texto como PDF.

· Regresar al índice de la edición web.

Notas:    (↵ regresa al texto)

  1. Véanse las entradas de cada concepto en la Stanford Encyclopedia of Philosophy <https://plato.stanford.edu/> que organiza la contribución de académicos en filosofía y disciplinas adyacentes de todo el mundo para mantener una obra de referencia de conceptos actualizada.
  2. Para más información sobre los parámetros y el algoritmo detrás de esta herramienta, véase Michel et al. (2010).
  3. Véase, para más información Poldrack et al. (2011) y Miller et al. (2010).
  4. Todas estas herramientas podemos denominarlas ‚ÄúBig Data‚ÄĚ, de ah√≠ nuestro subtitulo. Pero alguien podr√≠a pensar que este uso de la expresi√≥n ‚ÄúBig Data‚ÄĚ es desacertado porque no estamos tratando grandes cantidades de datos o informaci√≥n – aunque desde la perspectiva de un √ļnico acad√©mico investigador ya simplemente el conjunto de conceptos que pueden aparecer en una obra (o en la obra entera de un autor) a estudio es una gran cantidad de informaci√≥n y datos. No obstante, se equivoca quien piense as√≠. ‚ÄúBig Data‚ÄĚ no hace referencia a grandes cantidades de datos, aunque puede ser que s√≠, sino a una serie de t√©cnicas de an√°lisis estad√≠stico innovadoras aplicadas a grandes datos (o puede que no) que permiten inferir conclusiones totalmente fuera del alcance al uso previo de estas t√©cnicas de an√°lisis (King, 2016).

Caracteres. Estudios culturales y críticos de la esfera digital | ISSN: 2254-4496 | Salamanca