Un espacio de interacci√≥n socio-afectiva a trav√©s del WhatsApp por mujeres mayores brasile√Īas

A space of socio-affective interaction through WhatsApp by Brazilian elderly women

Mar√≠a Consuelo Oliveira Santos (N√ļcleo de Estudos do Envelhecimento – UESC)

Artículo recibido: 02-04-2017 | Artículo aceptado: 04-08-2017

RESUMEN: Aunque la concepci√≥n de la mayoridad viene cambiando sensiblemente en nuestras sociedades, todav√≠a se observa un cierto supuesto social de que los mayores no tienen aptitud, destreza para aprender a utilizar las nuevas tecnolog√≠as digitales de informaci√≥n y comunicaci√≥n (TDIC). Los estudios revelan que el envejecimiento no es un tema lineal y no corresponde un patr√≥n √ļnico. Son varios los factores que posibilitan o no el uso de tecnolog√≠as digitales por parte de mayores y no solamente el factor edad. El objetivo del art√≠culo es demostrar como un grupo de mujeres mayores brasile√Īas utilizan con gran habilidad o smartphone en sus d√≠a a d√≠a.
ABSTRACT: Although the conception of old age is changing significantly in our societies, there is still a certain social assumption that older people do not have the aptitude or the skill to learn to use the new digital information and communication technologies (TDIC). Studies reveal that aging is not a linear theme and does not correspond to a single pattern. There are several factors that allow or not the use of digital technologies by older people and not just the age factor. The objective of the article is to demonstrate how a group of older Brazilian women use their Smartphone with great skill in their daily lives.

PALABRAS CLAVE: Mujeres mayores, tecnologías digitales, smartphone, WhatsApp, grupo de chat
KEY WORDS: lderly women, digital technologies, smartphone, WhatsApp, chat group


1. Introducción

Es un hecho que las tecnolog√≠as digitales de informaci√≥n y comunicaci√≥n (TDIC) se han revelado como medios que favorecen la convivencia social, la adquisici√≥n de conocimientos, de informaci√≥n, de momentos l√ļdicos, de defensa de causas, de tem√°ticas espirituales y de muchos otros aspectos. Hace ya algunos a√Īos que vengo observando la presencia de estas tecnolog√≠as en la vida de personas mayores, principalmente de aquellas que se adhirieron a este nuevo campo de posibilidades, a partir de los 60 a√Īos.

Al empezar a estudiar el tema, me di cuenta que las personas mayores a√ļn se las considera bajo el supuesto social de que no tienen aptitud o destreza para aprender a utilizar los ordenadores, las tabletas o los tel√©fonos inteligentes. Sin embargo, son varios los factores que posibilitan o no el uso de las tecnolog√≠as digitales por parte de los mayores. No solo la edad es un determinante, sino tambi√©n factores socio-econ√≥micos, el nivel educativo, aspectos psicol√≥gicos, deficiencias motrices, entre otros. Pero la visi√≥n unilineal de la tem√°tica subsiste en la sociedad, lo que nos invita a revisar ciertos conceptos. El envejecimiento no es un tema lineal y, por lo tanto, no corresponde a un patr√≥n √ļnico como si todos transitasen por semejantes procesos.

Tampoco el sujeto mayor se vuelve incapacitado para el aprendizaje, si bien puede padecer problemas de movilidad, de visión, de agilidad, pero que no tienen por qué constituir, con excepción de casos graves, inconvenientes para tener acceso a las tecnologías de comunicación. Diferentes estudios demuestran, como proponen Pavón y Castellanos (2000) así como también Barroso, Cabero-Almenara y Romero (2002), que los Adultos Mayores se sienten motivados para estudiar cuando descubren que ello les puede generar satisfacción mediante el aprendizaje. Es decir, que se orientan hacia asuntos que les interesan o motivan. Ante ello, se observa un interés progresivo por parte de la gente de edad en relación a las TDIC.

Es un hecho que en el ámbito de las sociedades informatizadas, las personas que no tienen acceso a las tecnologías digitales se sienten excluidos. Estar fuera de las redes telemáticas implica no tener acceso a las inmensas posibilidades que las TDIC proporcionan. Significa no poder adherirse al mundo virtual y de lo que todo ello representa: informaciones de los más diversos campos del conocimiento, de la construcción de nuevas relaciones, del acceso al ocio cultural, trámites burocráticos, facilidades para el e-comercio y muchas otras posibilidades.

Es significativo resaltar que una persona que construye nuevas relaciones o que se mantiene en contacto con sus compa√Īeros de toda la vida suele sentirse integrada socialmente. Es un hecho demostrado que las relaciones satisfactorias con amigos y parientes son factores que influyen en su autoestima y por lo tanto en su calidad de vida que, por supuesto, es un factor que repercute socialmente.

Cuando empec√© a estudiar el tema del uso de las nuevas tecnolog√≠as por la gente mayor, hace algunos a√Īos, observ√© c√≥mo dicho colectivo daba el paso al mundo virtual en ciudades de Brasil, M√©xico y Espa√Īa[1]. Muchas veces empezaban asistiendo a clases de inform√°tica o, bien, con la ayuda de los parientes y amigos. Percib√≠ c√≥mo personas mayores superaban con alegr√≠a sus temores ante un mundo nuevo que se abr√≠a delante de ellos. En este camino, me encontr√© con un fen√≥meno muy significativo que fue el uso de tel√©fonos inteligentes por personas a las que no les gustaba el ordenador, o que hac√≠an poco uso de los correos electr√≥nicos e, incluso, aquellas que no sab√≠an ni siquiera ponerlo en marcha.

El prop√≥sito de este art√≠culo, pues, es describir y comentar algunos aspectos a partir de la observaci√≥n del comportamiento de 6 mujeres, brasile√Īas, entre 60 y 68, con formaci√≥n media y universitaria y casi todas ellas jubiladas. La metodolog√≠a utilizada es la observaci√≥n diaria de los procesos de intercambio de este grupo de mujeres a trav√©s del WhatsApp. La antropolog√≠a virtual nos incita a ir registrando, a diario, todos los tipos de comunicaci√≥n que ellas sol√≠an utilizar por este medio. Hine (2004:13) se√Īala as√≠ sobre este m√©todo de trabajo:

La etnografía es una metodología ideal para iniciar esta clase de estudios, en la medida en que puede servir para explorar las complejas interrelaciones existentes entre las aserciones que se vaticinan sobre las nuevas tecnologías en diferentes contextos: en el hogar, en los espacios de trabajo, en los medios de comunicación masiva, y en las revistas y publicaciones académicas. Una etnografía de Internet puede observar con detalle las formas en que se experimenta el uso de una tecnología. En su forma básica, la etnografía consiste en que un investigador se sumerja en el mundo que estudia por un tiempo determinado y tome en cuenta las relaciones, actividades y significaciones que se forjan entre quienes participan en los procesos sociales de ese mundo. El objetivo es hacer explícitas ciertas formas de construir sentido de las personas, que suelen ser tácitas o que se dan por supuestas. […] Ha de acercarse suficientemente a la cultura que estudia como para entender cómo funciona, sin dejar de mantener la distancia necesaria para dar cuenta de ella.

En este sentido, documenté en el periodo de mayo de 2016 a abril de 2017, preferencias, temáticas, estética de los mensajes, tipos de ocio, informaciones, sensaciones, emociones etc. También participé en encuentros presenciales organizados por ellas mismas con la finalidad de detectar diferencias y/o continuidades, pero éstos no serán objeto de apreciación en este texto. Los testimonios se obtuvieron mediante entrevistas orales, semiestructuradas, durante el periodo citado anteriormente.

2. Una nueva modalidad de vecindad

Querol (2012) llama la atenci√≥n sobre la capacidad invasiva que conforma la noci√≥n de ciberespacio, una noci√≥n extremamente amplia que incluye la variedad de procesos y diversidad de herramientas involucradas. Son diversos los tipos de grupos que se encuentran en el universo del espacio virtual. Incluso llegan a denominar comunidades virtuales que juegan un papel significativo en aquello que Pierre L√©vi (1998) nombr√≥ inteligencia colectiva. En este caso no cabe el concepto de comunidad, sino m√°s bien el de ‚Äúvecinos virtuales‚ÄĚ, dada la proximidad entre ellos, pues todos se conocen y viven en la misma ciudad. ¬†Lo que hicieron fue desplazarse al espacio virtual como una forma de intensificar las relaciones, que son potenciadas durante todo el d√≠a con los continuos intercambios a trav√©s del WhatsApp.

Es un tipo de comportamiento grupal que congrega una serie de especificidades en términos de comunicación, de lenguaje, de atención a ciertas temáticas, de apelaciones emocionales que se intensifican con el video, la fotografía, los gif animados, los mensajes. Es por medio de la aplicación WhatsApp que estos grupos construyen un contacto más constante que les permite intensificar sus relaciones.

Los recuerdos de las vivencias pasadas son tra√≠dos por medio de las narrativas cortas, las fotograf√≠as o las postales, por ejemplo, que les hacen rememorar costumbres sociales. No se puede dejar de se√Īalar la flexibilidad y creatividad de estos grupos de vecindad en construirse mediante una serie de herramientas las cuales les posibilitan decir mucho en poco espacio. La imagen es fundamental. Diariamente una cantidad de modos imag√©ticos son intercambiados de una forma exhaustiva, como si fuera un modo de refuerzo de lo que sienten. Me parece que el intercambio les propicia, tambi√©n. una intensificaci√≥n de lo que necesitan expresar.

El rechazo de la persona mayor en usar un ordenador, muchas veces por temor de no saber manipularlo debidamente. Esta situaci√≥n desaparece con el uso del smartphone, el cual es m√°s sencillo y pr√°ctico. La consecuencia es que les encantan sentirse conectadas y pasan a participar vorazmente en los chats a trav√©s de dicha aplicaci√≥n. Es tanta la proximidad con las amigas, que ser√≠a como pedir un poco de az√ļcar a la vecina del lado. Una de ellas se expres√≥ as√≠:

Mira, Consuelo, t√ļ sabes que nunca me gustaron los ordenadores. No me sent√≠a c√≥moda usando los de la casa, pues siempre me dec√≠an que cambiaba algo y as√≠ me apart√© de todo. Algunas veces utilizaba los nuevos m√≥viles de los nietos, pero no daba mucha importancia a lo que se pod√≠a hacer con ellos. Confieso que fui reacia a estas tecnolog√≠as [‚Ķ] Hace poco descubr√≠ lo divertido y entretenido que es participar en un grupo por WhatsApp. Creo que soy una de las que m√°s mensajes y fotos env√≠an. Me lo paso muy bien.

Como se puede apreciar, es una declaraci√≥n que tambi√©n podr√≠a ser de las dem√°s, pues casi todas carec√≠an de acceso a Internet. Ni sab√≠an utilizar el ordenador ni el correo electr√≥nico y, por lo tanto, estaban excluidas del mundo de las tecnolog√≠as digitales de informaci√≥n y comunicaci√≥n. Con la llegada masiva de los m√≥viles inteligentes, en diversos tama√Īos y con m√ļltiples posibilidades, permiti√≥ que aquellas que ni siquiera se acercaban a un ordenador descubrieran lo f√°cil que es utilizarlo. Son c√≥modos, pueden llevarse en el bolsillo, en los bolsos. Adem√°s, tienen m√ļltiples aplicaciones y, por medio de ellos, empezaron a saber lo que es entrar en el mundo virtual, como queda patente en esta declaraci√≥n:

Soy sincera en decirte que pensaba que nunca me encontraría participando en un grupo de amigas como éste, ni siquiera sabía que ello existía. Utilizar el Zap (diminutivo de WhatsApp) es práctico e incluso me olvido de hacer llamadas. Mi teléfono fijo es casi una pieza de museo. Por el Zap me comunico con mucha rapidez y escribo lo que me gusta. Además, ya consigo mirar páginas de Internet […] Me encontré con tantas cosas que me gustan que ni me doy cuenta que el tiempo vuela.

Las diferencias personales, que tanto nos gusta destacar y valorar, tambi√©n est√°n relacionadas con las modalidades de los aparatos electr√≥nicos. ¬ŅPor qu√© todos tienen que utilizar el ordenador? En a√Īos anteriores en que el ordenador era el rey de una sociedad que se descubr√≠a en la virtualidad, no saber utilizarlo podr√≠a ser identificado como inaptitud. Pero hoy, los nuevos aparatos nos permiten romper con esta noci√≥n de inhabilidad y poca destreza de la gente mayor ante las TDIC.

3. La cocina virtual como espacio de afecto

Estoy empleando el concepto de cocina en el sentido que las cocinas m√°s antiguas tuvieron gran presencia en los hogares de la gente mayor. Sol√≠an ser espacios m√°s grandes y donde se hablaba de todo. Adem√°s de la alimentaci√≥n, era un lugar de encuentros, de comentarios de las cosas del d√≠a o de la vida, sin olvidar las discusiones y las reconciliaciones. Algunas del grupo a√ļn tienen sus cocinas amplias y contin√ļan siendo el espacio de la casa m√°s apreciado para estar juntos. Esta imagen nos sirve para destacar que el espacio virtual tiene el sentido de un encuentro con afecto, para hablar de s√≠ mismo, del otro, de lo que pasa en la ciudad, en el pa√≠s, de la vida.

Con mucha frecuencia se observa que algunas de ellas est√°n literalmente en sus cocinas f√≠sicas preparando la comida, pero la comunicaci√≥n no se corta. Llegan a enviar fotos de lo que est√°n haciendo, con invitaciones para que vayan a la casa a saborear la comida. La invitaci√≥n al encuentro no se hace solamente mediante la palabra o con textos escritos. La imagen intensifica la invitaci√≥n y tiene un efecto m√°s atractivo. Algunas se animan mientras que otras se limitan simplemente en decir cu√°n sabrosa parece estar la comida y respondiendo enviando dibujitos afectuosos. Las expresiones de cari√Īo son frecuentes entre ellas. Otras piden la receta del plato y todas se enteran y agradecen:

T√ļ sabes como a la Rosa le gusta cocinar. Me encantan sus recetas. Lo importante es que ella simplifica el modo de hacer los platos. Con ella lo entiendo bien y tambi√©n lo hago [‚Ķ] Es tener una profesora de cocina a diario (risas).

Es un espacio en el cual el afecto y el cari√Īo desbordan mediante la cantidad de herramientas que intensifican las expresiones, los dichos, las informaciones, los sentimientos. Es una comunicaci√≥n diaria con una din√°mica vertiginosa que impresiona. Incluso encuentran tiempo para comunicarse, aunque sea con una imagen de un beso, de una flor, de un animalito, de un ni√Īo sonriente o de una m√ļsica.

FIGURA 1 FIGURA 2 Figura 1. y Figura 2. ‚Äď expresiones de cari√Īo mediantes im√°genes sensibles.[2]

V√≠deo 1 ‚Äď Melod√≠a de Caetano Veloso: Iolanda. http://revistacaracteres.net/oliveira-video1/

Se observa que la sensación de presencia es lo que predomina. Todas ellas se sienten como si estuviesen cada una al lado de la otra. Hay temas cotidianos que se comparten, como el olor de un pescado, la casa que está sucia, la ropa para lavar, etc. Observé que este tipo de chat funciona como un espacio también de recuperación del animus personal, como en esta declaración:

Despu√©s que mi marido falleci√≥ y que los hijos ya tienen sus vidas, para mi ha sido un poco durillo acost√ļmbrame a vivir sola. En el momento que aprend√≠ a utilizar este cacharrito maravilloso me siento mejor, siento que los amigos est√°n a mi lado, siempre. Estoy en dos grupos de conversaci√≥n y paso el d√≠a comunic√°ndome con ellos [‚Ķ] Me siento m√°s confortada e incluso nos encontramos, en persona, con m√°s frecuencia. Es que antes est√°bamos m√°s alejados [‚Ķ] Con el grupo por Whats nos comunicamos a la vez, todos saben de todo, son momentos relajados y divertidos.

La comodidad de estar juntas se produce mediante la comunicaci√≥n frecuente y constante. Hay siempre aquellas que publican los mensajes de buenos d√≠as, de buenas noches, de final de semana o de alguna festividad. Se evidencia el ansia de contacto permanente. Es como llegar a la cocina del otro para hablar de la vida, para recibir un abrazo, con la velocidad que la telem√°tica propicia. Otro aspecto que me llam√≥ la atenci√≥n es que no hay ninguna incomodidad visible entre ellas. No hay ri√Īas de lo que sea, por lo menos no lo expresan.

4. Una estética multimodal compartiendo emociones y sentimientos

Con las nuevas tecnologías se constata que la construcción de sentido se ha convertido cada día en multimodal. La escritura requiere cada vez más de ir asociada con los modos performativos, orales, visuales y otros. La estética contemporánea busca la libertad en las creaciones visuales, pero ya no más en obediencia a los cánones, como solía pasar en muchas tendencias estéticas de la modernidad. Hoy ya se pueden entrever los hibridismos en la transformación de nociones estéticas tradicionales en nuevas posibilidades imagéticas. Lo antiguo y lo nuevo comparten territorios expresivos. Los sujetos participan en escenarios placenteros de alianza con las más diversas posibilidades.

Ante ello se percibe una noci√≥n de estetizaci√≥n de la vida cotidiana incorporada a la visi√≥n de una estetizaci√≥n de la realidad. Una noci√≥n que renaci√≥ con fuerza en las √ļltimas d√©cadas, como un marco que evidenci√≥ la importancia de la expresi√≥n est√©tica asociada a la experiencia de la vida ordinaria. El propio Walter Benjamin (1973) ya se refiere a una nueva hermen√©utica en la d√©cada de los 30, basada en interrelacionar la noci√≥n de est√©tica a su sentido etimol√≥gico (del griego, aisthesis) y que significa sensaci√≥n, sensibilidad, todo lo que afecta a los sentidos. En esta l√≠nea, el fil√≥sofo italiano Vattimo (1987) reconoce la estetizaci√≥n general de la existencia en la que lo bello acaba vistiendo lo cotidiano, es decir, la banalidad.

Una estética que se extiende por todo lo cotidiano. Un sentido de bello que no está enmarcado en conceptos predeterminados. Una estética libre compartida con emociones y sentimientos comunes. Se observa una polisemia resultante de intertextualidades, de copias, de hibridaciones de varios estilos. Una estética que tolera la imperfección, la polución, la mezcla, lo grotesco, lo pueril, lo kitsch, todo ello valorando la comunicación y las emociones de grupo.

Video 2. Una chica, con expresiones exageradas, explica que está dispuesta a adelgazar y lo dice cómo se propone hacerlo. Pero cuando alguien le dice que necesitaría prescindir de los dulces ella se lo repiensa y lo considera difícil. Finalmente decide que prefiere ser una gordita, linda, maravillosa y muy feliz.  Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=Ws-dtB7kjDc

Lo que se evidencia en la constancia es una est√©tica repetitiva con la intenci√≥n de comunicaci√≥n en que los sentimientos y emociones son las palabras clave. La gente se emociona y llora con los videos que apelan al respeto a los animales, a las mujeres, a los ni√Īos, a los enfermos, entre otros. Una est√©tica con una intenci√≥n √©tica que el grupo reconoce, acepta y expresa en consideraciones de apoyo o en la visibilidad de sus emociones descritas en im√°genes de dibujitos de rostros redondos que lloran, en manos que aplauden o agradecen y en una multitud de otras expresiones.

5. La profusión temática diaria y constante

As√≠ como en la din√°mica de la vida misma son much√≠simos temas los que van surgiendo en las conversaciones. Realic√© un listado sobre consejos de medicaci√≥n natural, recetas de platos usuales y de fiesta, chistes, m√ļsica, noticias pol√≠ticas, avisos de eventos culturales, poes√≠a, precios de productos, fotograf√≠as de los amigos, nietos, parientes en general, felicitaciones de cumplea√Īos, memes, links de apoyo a alguna causa social o pol√≠tica, selfies, fotos de desaparecidos, auto videos, ofertas de compras en la ciudad, organizaci√≥n de encuentros presenciales, saludos de buenos d√≠as, de buenas noches, textos religiosos, espirituales, comentarios sobre asuntos que llamaron la atenci√≥n en la ciudad, fechas conmemorativas, fotograf√≠as antiguas y actuales. Incluso algunos conllevan cr√≠ticas de ciertos comportamientos sociales, todo ello en textos cortos, en im√°genes, en videos, en mensajes grabados o gif animados.

Figura 3 Figura 4

Figura 3. y Figura 4: Deseos de buenos días y de buen carnaval.

Video 3. Una chica que sue√Īa que su compa√Īero est√° haciendo las tareas de la casa. http://revistacaracteres.net/oliveira-video3/

Estos temas se envían profusamente y en una dinámica de continuidad que requiere tiempo buscarlos, compartirlos, poder abrirlos y finalmente visualizarlos. Ellas mismas reconocen que la jubilación es uno de los factores que les permiten comunicarse constantemente y con rapidez. Tampoco son personas sin actividades, al contrario. Conozco a todas y sé cuánto se dedican a sus casas, a sus nietos, a los amigos y a la gran cantidad de asuntos del día a día. Me parece que la cuestión significativa, más que la jubilación, es que las posibilidades que ofrece el mundo digital es uno de los aspectos que valoraron en sus vidas. Si no fuera así estarían dedicando su tiempo a otras actividades.

5.1. Lugar de ocio y de recuerdos

Ante lo que vimos de la profusión de temáticas compartidas en lo cotidiano, cuya agenda es abultada, hay dos temáticas que son muy importantes en el grupo, hasta este momento.  Se refieren al ocio y a los recuerdos.

Lo que m√°s me gusta son las bromas, los chistes, los videos divertiditos. Todos los d√≠as tengo algo que re√≠rme. ¬ŅHas visto de aquella mujer que quer√≠a adelgazar, pero no quer√≠a dejar de comer dulces? Me sent√≠ en su piel y me caus√≥ mucha risa. El grupo me hace sentirme bien. No quiero estar en un grupo que no sabe re√≠r o que se hable de cosas serias, todo el tiempo. La vida ya es dura.

Constat√© que no pasa un d√≠a sin que se haga broma, sin que se cuente un chiste. El tema de adelgazar que suele ser un dilema entre muchas mujeres, se transform√≥ en un tema divertido. Es frecuente la afirmaci√≥n de que la vida es dura y que este espacio es para transformar la dureza cotidiana en un lugar de alegr√≠a, de relax, de comodidad. Estas palabras me hicieron comprender el porqu√© de la inexistencia de ning√ļn lamento personal, de ning√ļn evento triste de sus vidas. Tampoco publican videos de desastres, de palizas o cosas semejantes.

Lo m√°ximo que se permiten es divulgar los links apoyando alg√ļn tema social de relevancia nacional. Por ejemplo, de una huelga contra una situaci√≥n pol√≠tica, una convocatoria para participar en una manifestaci√≥n contra la corrupci√≥n o contra el gobierno actual. Pero al mismo tiempo todas estas peticiones, deben considerarse los temas m√°s serios que comparten, y que est√°n relacionadas con chistes, bromas, o gif divertidos. La sensaci√≥n es la de un torbellino que gira vertiginosamente.

Nadie se detiene para hacer un discurso sobre alguna situación, todo va siendo consumido ávidamente. No hay momentos para la reflexión sobre estos temas sociales, todo está dentro de una dinámica acelerada. Así, se constata que la gente se mueve en dirección a lo que le agrada, le distrae, le invita al relax y a la diversión. Todo ello a gran velocidad, de uno tras otro continuamente.

Otra tem√°tica que es muy constante es el momento de los recuerdos, principalmente por la presencia de una persona que no ten√≠a contacto con el mundo virtual, pero al darse cuenta de las amplias las posibilidades del smartphone, continuamente retira de su ba√ļl las fotograf√≠as de infancia, de cumplea√Īos, de boda, de la gente que participa del grupo.

Me agrada enviar las fotos antiguas, pues la gente no siempre las tienen y como me gusta mucho guardar los recuerdos hago esto con gusto y la gente se divierte mirando fotos con los peinados, las ropas, el maquillaje de una época pasada […] Siento nostalgia de aquellos tiempos y por esto me siento bien en compartir los recuerdos.

Esto crea un ambiente de risa, pues los recuerdos aparecen rid√≠culos, dichos por ellas mismas, pero a la vez, les encantan rememorar, divertirse con los eventos pasados de s√≠ mismas y de las dem√°s. Pero la recuperaci√≥n de la memoria no es solamente un momento de diversi√≥n. Del Prete (2013:43-44) comenta sobre unos talleres de alfabetizaci√≥n digital para mujeres entre los 50 a 75 a√Īos, que las TDIC han sido usadas ‚Äúcomo aliadas de mujeres mayores para la recuperaci√≥n de su memoria y, de paso, para romper las barreras que existen entre ellas y las nuevas tecnolog√≠as‚ÄĚ. Comenta que estos talleres tuvieron el objetivo de recuperaci√≥n de la memoria hist√≥rica mediante un proceso de empoderamiento de las mujeres

Ante esto, la memoria individual y colectiva puede hacer reír, pero a la vez, es un proceso de recuperación de vivencias, experiencias, conocimientos y de relaciones.

6. Consideraciones finales

En 1991, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó los principios en defensa de las personas mayores, siendo estos principios: independencia, participación, cuidados, autorrealización y dignidad. Para lograrlos, ciertamente el acceso a las nuevas tecnologías está en el trasfondo de todos ellos. Además, estudios recientes muestran que la inclusión digital posibilita que la persona de edad permanezca activa, optimice su memoria, establezca nuevas relaciones y mejore su autoestima. En consecuencia, se observa el incremento de los niveles de salud emocional y bienestar.

Aunque las nuevas tecnolog√≠as no sean una panacea salvadora, sino un medio necesario en una sociedad en que las TDIC adquirieron relevancia social, se transform√≥ en un derecho por el cual cualquier ciudadano debe pleitear. En este sentido, conlleva m√°s aspectos positivos que negativos si consideramos que no tener acceso ya de por s√≠ representa una limitaci√≥n de entrada a otras formas de adquisici√≥n de un sin n√ļmero de posibilidades en una sociedad cada vez m√°s informatizada.

Lo que se constató en este estudio etnográfico virtual es que un grupo de mujeres, que no tenían acceso al mundo da las TDIC, descubre que el smartphone es un aparato digital cómodo y de fácil utilización. Esto les permitió una interacción socio-afectiva con la creación de un grupo de chat por WhatsApp. A partir de esta experiencia, ellas pasaron a manejarse en Internet. El supuesto inicial de que eran inaptas para las TDIC, incluso a partir de ellas mismas, se constata que no era cierto. El tipo de medio electrónico ha posibilitado romper con nociones preestablecidas de inaptitud por parte de la gente mayor.

Ello nos alerta de la necesidad de estar atentos para buscar las causas del no acceso de la gente mayor al mundo virtual, cuando no se trata de imposibilidades en términos económicos, por ejemplo. Percibí que la construcción del grupo les ayudó en varios aspectos, uno de ellos ha sido hacer evidentes, para ellas mismas, que no eran incapaces ante las nuevas tecnologías, sino que la no adaptación al ordenador no les permitía acceder a los beneficios de una sociedad informatizada. La formación del grupo también nos apunta otros niveles de interacción social, el consecuente empoderamiento de personas mayores y que las TDIC son grandes aliadas.

7. Bibliografía

Aparici, Roberto (2013). Conectados en el ciberespacio. Madrid: Uned.

Benjamin, Walter (1973). ‚ÄúLa Obra de Arte en la √Čpoca de su Reproductibilidad T√©cnica‚ÄĚ. En Discursos interrumpidos I. Madrid, Taurus. pp. 17-60.

Del Prete, Annachiara (2013). ‚ÄúLa Recuperaci√≥n de la Memoria y las TIC‚ÄĚ. En (sin coord.) Quaderns de la Igualtat: La Historia de Les Dones i el
Gènere
. Tarragona: Publicacions Universitat Rovira i Virgili, URV. pp.43-52.

Hine, Christine (2004). Etnografía virtual. Barcelona: Editorial UOC.

L√©vy, Pierre (1998). A intelig√™ncia coletiva: por uma antropologia do ciberespa√ßo. S√£o Paulo: Edi√ß√Ķes Loyola.

Nora, Dominique (1997). La Conquista del Ciberespacio. Barcelona: Editorial Andres Bello, 1997.

Osuma, Julio Barroso; CABERO-ALMENARA, Julio y TENA, Rosalia Romero (2002). ‚ÄúLas Personas Mayores y las Nuevas Tecnolog√≠as: Una Acci√≥n en la Sociedad de la Informaci√≥n‚ÄĚ.¬† Innovaci√≥n Educativa. n. 12, pp. 319-337.

Pav√≥n, Francisco y Castellanos, Antonia. (2000). ‚ÄúAprendizaje de las Personas Mayores y Nuevas Tecnolog√≠as‚ÄĚ. En ALCAL√Ā, M¬™ Esther A. Mangas y VALENZUELA, Enrique (eds.). El Aprendizaje de los Mayores Ante los Retos del Nuevo Milenio, Madrid: Dykinson. pp.197-235.

Querol, Vicent A. (2012). Mayores y Ciberespacio: procesos de inclusión y exclusión. Barcelona: Editorial UOC.

Valls, José Luis Picciuolo (1999). En Cucurella, Leonela (compiladora). Antropología del Ciberespacio. Quito: Editorial Abya Yala. pp. 9-22.

Vattimo, Gianni (1987). El Fin de la Modernidad: Nihilismo y Hermenéutica en la Cultura Posmoderna. Barcelona: Gedisa.

Caracteres vol.6 n2

¬∑ Descargar el vol.6 n¬ļ2 de Caracteres como PDF.

· Descargar este texto como PDF.

· Regresar al índice de la edición web.

Notas:    (↵ regresa al texto)

  1. Durante mi posdoctorado en México realicé un proyecto en red, con representantes de varios países de Latinoamérica para estudiar el uso de la TDIC por las personas mayores. El proyecto está en su fase final de escritura de los artículos, que serán publicados en un libro digital.
  2. Observo que la mayor parte de los materiales visuales capturadas a través del chat, no indican ninguna autoría. Conseguí identificar el origen de algunos pocos.

Caracteres. Estudios culturales y críticos de la esfera digital | ISSN: 2254-4496 | Salamanca