Literatura y Publicidad (I)

La publicidad es un fenómeno tan antiguo casi como la propia mercancía. Ya encontramos los primeros intentos de logotipia en la Antigua Grecia cuando recipientes llenos de vino surcaban el Mediterráneo, con la intención de dar a conocer los afamados caldos helenos y, sobre todo, el nombre del productor. De ahí a la saturación existente hoy día y a la pesadez del spam no hay tanto como podríamos pensar. La publicidad abusiva es un invento del siglo XX, que nos ha dado vistas horrendas de ciudades maravillosas (no hay más que ver los carteles que pueblan todo Václavské Námesti en Praga para hacerse una idea), pero también grandes anuncios e incluso series de televisión de bellísima factura, como Mad Men, o propiciado directores como Isabel Coixet. Parece que en publicidad cabe todo y que tiene respuestas (o ilusiones) para todo.

Los creativos publicitarios de hoy en día son personas formadas de manera interdisciplinar con diferentes capacidades, con el fin de exprimir una idea o un story board acerca de un producto, o con la intención de desarrollar y crear una imagen de marca particular. Bien es verdad que dentro del mundillo literario suelen estar mal considerados, infravalorados o directamente menospreciados, sin embargo hay talento y creatividad a raudales.

En este post vamos a mostrar una de las muchas caras existentes entre la publicidad y la literatura, concentrándonos en dos aspectos principalmente: el uso que se hace de la literatura, o del hecho literario más bien, y la cuestión de autor en las redes sociales. Dos temas que iré presentando de vez en cuando porque dan para mucho más que una entrada de blog.

Por poner algún ejemplo, si nos fijamos en este anuncio del videojuego Gears of War tenemos un caso sumamente interesante. Se trata de un comercial en Youtube, muy posiblemente no oficial y creado por un admirador de la saga (o no). La verdad es que eso importa más bien poco, en aras de la creatividad y del uso de las redes sociales para difundir un determinado mensaje, en este caso publicidad. Poco importa. Lo que tenemos es un anuncio amateur, que bien podría haber sido manipulado por la propia marca con el fin de que parezca que el videojuego es tan bueno que incluso los usuarios de este se dedican a promocionarlo en la web. Si la empresa no lo descataloga legalmente de la propia web, asume que existe y se convierte en un producto más dentro del bucle publicitario y de la imagen corporativa, esta vez, de la firma que lo tolera. Un hecho de vitalidad fascinante que acerca al fenómeno publicitario un poco más al dinamismo de la web 3.0. El concepto de auctoritas y la difusión de contenidos en la Red viven hoy en día un conflico ineludible que es aún la punta del iceberg que vendrá.

El anuncio en sí se basa en otra “colaboración” por parte del creador, esta vez puramente literaria, que no es otra que una versión adaptada del poema I Have a Rendezvous with Death de Alan Seeger, considerado un paradigma de la literatura bélica de la Gran Guerra. El poema que se recita en el anuncio ha sido abreviado para obtener un efecto más parecido a la arenga militar que a un poema metafísico, mucho más acorde a la tónica dominante en el videojuego.

En este otro, la publicidad directamente se convierte en un cuento, encaminado a explicar las características ecológicas de un vehículo, de forma que la pesada explicación se hace más amena, lúdica y quizás incluso didáctica. Además el uso de imágenes, logotipos e iconos hace más poderosa la fijación visual y la vinculación con la marca.


La literatura está presente por tanto, de forma evidente en estas dos muestras, pero también lo está detrás, en el trabajo del día a día que no se ve. Está en la creación del guion previo al rodaje, en la “novela visual” que es el propio story board y en el uso de metáforas y escenarios puramente literarios como en este otro ejemplo, basado en el juego literario, a través de un homenaje a Italo Calvino y al poder del libro.

Otra cosa es si considerar que la literatura al servicio del dinero y de la difusión corporativa es bueno, malo, ético o poco cool, eso es indiferente y poco relevante para el hecho en sí, y más si nos dedicamos a recapacitar sobre el mercado literario oficial, por los cauces habituales (que ese es otro tema que daría para mucho), aunque ese ya es otro post.

2 pensamientos sobre “Literatura y Publicidad (I)”

  1. Hola David,
    Interesante artículo. Hace unos meses se ha publicado un libro que se llama precisamente Literatura y publicidad, escrito por la catedrática Asunción Escribano. Puedes encontrar una entrevista e información sobre su libro en este enlace de la editorial:
    Entrevista: http://editorialcomunicacionsocial.blogspot.com/2012/01/asuncion-escribano-con-una-buena.html
    Artículo: http://editorialcomunicacionsocial.blogspot.com/2012/02/la-capacidad-seductora-de-la-literatura.html

    Espero que te resulte interesante.
    Ánimo con tu blog, es muy interesante.
    Saludos

    1. Muchas gracias por los enlaces y por los ánimos, Pedro. Conocía el libro, aunque no lo he podido hojear todavía como me hubiera gustado, lo cual es una lástima porque me hubiera venido muy bien para el libro que saldrá dentro de muy poco en formato epub y ebook sobre publicidad estrictamente audiovisual (de ahí el formato). Gracias por seguirnos y sobre todo por el comentario, espero que sigas por aquí para comentar más temas y proponer nuevos si te apetece.
      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *